26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El silencio de los fusiles devuelve la esperanza al caserío Un color más, en el libro de los sueños de los habitantes del Congal 

7 de mayo de 2020
7 de mayo de 2020
Centro poblado de El Congal, así avanza la reconstrucción. Foto tomada por Eliecer Londoño, Presidente de la Junta de acción Comunal.

En enero de 2002, el ruido de los fusiles paramilitares y de los grupos guerrilleros que delinquían en la Zona del Magdalena Medio, silenciaron la esperanza de 54 familias habitantes de El Congal, vereda de Samaná en el oriente de Caldas, quienes, huyendo de la guerra y de la muerte, abandonaron sus casas, sus sueños y sus vidas, emprendiendo suerte hacia rumbo desconocido.  

Serían las 7:00 de la mañana de un sábado de enero, y don José Londoño habitante de El Congal, junto a sus vecinos, esposa e hijos, tomaron la decisión de dejar su tierra por las amenazas que grupos armados ejercían en su contra, y la violencia que ya había cobrado la vida de algunos habitantes de la comunidad, y así en medio de la incertidumbre y el miedo, pobladores del Congal, quienes ya habían recibido “ultimátum” abandonaron el caserío.

El congal visto desde lo alto de la montaña, sus paisajes están llenos de hermosas montañas en Samaná Caldas. Foto tomada por campesinos de la zona.

Desde lo alto de la montaña y con tristeza, observaron como sistemáticamente ardían entre las llamas sus casas, sus sueños e ilusiones, con la impotencia de no poder hacer nada, la violencia ya les había arrebatado el futuro.

Foto de habitante regresando al Congal: Fotografía de la Patria de Manizales.

19 años han pasado desde aquel enero negro, las lágrimas, la tristeza y la desolación fue transformándose con el pasar de los años. Las iniciativas de personas que nunca han perdido la esperanza y la ilusión siempre estuvieron presentes, hoy esas iniciativas ya han dado fruto y, aunque ha sido arduo el trabajo y larga la espera, la ilusión permanece más intacta que nunca.  

Hoy, después de tantos “ires y venires” y de que la legalidad toco la puerta de su territorio, don José Londoño, cuenta su historia con positivismo, como lo cuenta un héroe que no se dejó despojar la ilusión por las grietas de la guerra y el paso de los años, un héroe que personifica a las familias que conservaron en la memoria; la ilusión de ver de nuevo un caserío vivo, productivo y en paz.

Don José Londoño, hoy cuida sus vacas con ilusión, en el predio que le fue adjudicado por la Agencia Nacional de Tierras.

Don José, tenía claro que había algo que podía darle más color a su sueño, ese que gracias a muchas instituciones ya comenzaba a materializar. Luego de empezar a retornar a su territorio, por la seguridad que ya comenzaba a notarse en el lugar y también gracias al trabajo de varias instituciones que ofrecían garantías de los derechos de las víctimas. Un 14 de febrero de 2020, la Agencia Nacional de Tierras, cumpliendo una disposición reglamentaria de un Juzgado Especializado en Restitución de Tierras, le otorgó a don José Londoño, y a otras siete familias más, el título de propiedad que lo convierte el propietario legal de su predio, aquel que en 2002 tuvo que abandonar a causa del conflicto.

 

Este título de propiedad le da a don José, la garantía de poder acceder a beneficios que otorga el Gobierno Nacional, como la posibilidad de tener un crédito o un préstamo para iniciar un proyecto productivo en su predio, y le da la tranquilidad de saber que jurídicamente es propietario del terreno que está habitando.

Don José Londoño, hoy cuida sus vacas con ilusión, en el predio que le fue adjudicado por la Agencia Nacional de Tierras

Para la directora de la Agencia Myriam Martínez, aportar en la materialización del sueño de los pobladores, da garantías de un mejor retorno y el título de propiedad siembra en ellos la seguridad de no volver a ser despojados de un predio que ya les pertenece.

Pero no solo don José es beneficiado por la entrega de estos títulos de propiedad individual, este trimestre la Agencia ya ha adjudicado 17 predios a las familias campesinas del Congal y espera que sean muchas más al término del año.

En octubre del año pasado, la ANT ya había avanzado en la entrega de ocho lotes baldíos que se pusieron a disposición de entidades de derecho público -EDP- localizados en jurisdicción del municipio de Samaná, Caldas, los cuales estaban destinados a la construcción de obras para la prestación de servicios de salud, educación, desarrollo comunitario, saneamiento básico y deporte, y hoy ya se puede ver con esperanza que la construcción avanza en un 60 y 80%.

Don José pastorea sus vacas en los terrenos que fueron adjudicados para el disfrute de los campesinos de la zona del Congal.

Junto a otras familias, don José Londoño, motiva a sus vecinos a trabajar conjuntamente con las instituciones en la reconstrucción del Congal, que contará con un centro poblado, un colegio, un centro de salud y buenas vías, gracias a legalización y adjudicación de predios dispuestos para tal fin, en su voz hay emoción de retornar a la tierra que lo vio crecer, emoción de saber que El Congal; aunque no volverá a ser la de antes, si será un territorio en paz y con sello de legalidad, justicia y equidad.