21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Telas antibacteriales a prueba contra COVID-19

19 de mayo de 2020
19 de mayo de 2020

Un material textil con nanopartículas que inhiben el crecimiento de bacterias, diseñado por el grupo de investigación en macromoléculas del Departamento de Química de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), sería probado para determinar su poder antiviral.

El objetivo es usar este material en batas para el personal del hospital, además de sábanas, cortinas y otros textiles que se usen en ambientes clínicos para evitar que se produzcan infecciones intrahospitalarias causadas por bacterias.

En ese sentido, se ha intentado garantizar que los procesos para producirlos sean sostenibles, reemplazando por agua los solventes tóxicos usados.

Para desarrollar el material, el grupo del profesor César Sierra –quien trabaja hace más de diez años en este campo– tomó un textil de algodón y lo modificó químicamente de manera que se le pudieran anclar nanopartículas. Estas tienen la función de dotarlo de un poder antibacterial que solo se queda en la tela, sin transferirse a las personas que la porten y sin perder su efectividad con las lavadas.

La fibra textil modificada se llevó al laboratorio para comprobar su eficacia enfrentando tres de las bacterias más comunes en ambientes hospitalarios: Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Klebsiella pneumoniae. Para ello se puso un trozo de la tela y una solución con los microorganismos en un recipiente, con lo que se comprobó la capacidad de inhibir su crecimiento cerca del material.

“Hemos puesto otras nanopartículas, y en cada una observamos la eficiencia que tiene la tela en diferentes cepas. Encontramos, por ejemplo, que mejorando su distribución y homogeneidad podemos reducir el número de bacterias en una superficie hasta en un 98 %”, explica el profesor Sierra, quien asegura que han desarrollado telas antibacteriales que en 15 minutos aseguran una inhibición del 99,4 % de los patógenos.

“Logramos que el proceso, además de ser de bajo impacto ambiental, sea mucho más fácil de escalar; estamos haciendo que sea reutilizable, y, siguiendo los protocolos de lavado en los hospitales, usar temperaturas de 140 ºC”, detalla el profesor Sierra.

Realizar pruebas

Pese a los buenos resultados obtenidos el equipo investigativo no obtuvo, en principio, la aprobación del Invima para realizar las pruebas de los materiales en el Hospital Universitario Nacional (HUN). No obstante, los investigadores consideran que estos tiempos de pandemia, en los que algunos de estos procesos se flexibilizan, serían la oportunidad para realizar esta evaluación y abordar otro enfoque: el nuevo coronavirus.

Para esto han empezado a trabajar en conjunto con otros docentes de la UNAL, como la profesora Gloria Ramírez, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia, quien tiene experiencia en el trabajo con el coronavirus aviar.

Parte de las tareas pendientes del grupo es probar la comodidad, transpirabilidad y actividad hidrofobia o antifluidos de las prendas que se elaboren con los textiles, para llevarlas al uso industrial y tecnológico.

Las telas antibacteriales también tendrían buen potencial para elaborar tapabocas, uno de los productos más requeridos por las personas desde que la pandemia llegó al país y se hizo obligatorio su uso como medida preventiva.