8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Rafael Correa, Luis Arce y Amado Boudou debatieron sobre cómo afrontar la crisis derivada del coronavirus

27 de mayo de 2020
27 de mayo de 2020

En un debate digital organizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica CELAG

Referentes políticos y económicos como Rafael Correa (Ecuador), Amado Boudou (Argentina) y Luis Arce (Bolivia) expusieron ayer sus impresiones para afrontar la crisis económica generada por el coronavirus en el marco del debate virtual organizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica CELAG bajo el título “La economía latinoamericana poscoronavirus”.

Correa, presidente de Ecuador entre 2007 y 2017, recalcó que las decisiones para enfrentar la crisis son “eminentemente políticas” y señaló que “al final del día es una decisión política la que explica las decisiones económicas”. “Cuando tienes una crisis como esta no se sale sin costos, pero sobre quién recae ese costo, como se distribuye ese costo, eso son decisiones políticas”, manifestó.

En este sentido, comparó su gestión ante el terremoto ocurrido en Ecuador en 2016, que produjo más de 600 muertos y pérdidas por 3.000 millones de dólares, con la gestión del actual presidente, Lenín Moreno, ante la crisis del coronavirus.

“Había una sangría y tuvimos que hacer un torniquete. Pusimos aranceles a la salida de divisas durante un año para proteger nuestro sector externo, movilizamos los fondos de liquidez a los que obliga el FMI, asumimos déficit por inversión”, recordó.

Correa señaló que el actual Gobierno de Moreno “no está haciendo nada de eso”, porque los que en realidad gobiernan “son los grandes importadores y los especuladores”:

Por su parte, Amado Boudou, vicepresidente de Argentina entre 2011 y 2015, apuntó dos grandes problemas para enfrentar la crisis. En primer lugar, calificó la privatización de los servicios como “un problema”. “Los servicios públicos son monopolios naturales y darle a esos monopolios naturales la posibilidad de obtener rentas de toda una población se convierte en un problema para el país”, aseguró.

La otra dificultad, según Boudou, estriba en “el seguimiento de las políticas de Wall Street”. “Tenemos que saltar esos criterios que lo único que le han hecho a nuestro país es endeudamiento para la fuga de capitales “afirmó.

“Tenemos que tener una política de financiamiento que tenga que ver con los países que tengan grandes complementariedades con Argentina para poder avanzar de verdad en un financiamiento que sea beneficioso para el conjunto de la población y no solo para los que fugan capitales”, afirmó.

Finalmente el boliviano Luis Arce, exministro de Economía y candidato a la Presidencia en las elecciones previstas para este año, defendió el papel protagónico del Estado en la economía y puso como ejemplo el rumbo económico bajo el gobierno de Evo Morales.

Arce insistió en la importancia de controlar los recursos naturales propios y explicó cómo la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos en 2006 supuso un punto de inflexión, ya que marcó “la diferencia de que la plata de los hidrocarburos se vaya al exterior” o permaneciera en Bolivia “para hacer desarrollo”.

El candidato a la Presidencia boliviana también insistió en la necesidad de que sea el Estado el que controle la política cambiaria en lugar de los mercados o la regularización del sector bancario, obligando en el caso boliviano bajo el mandato de Morales a destinar el 60% de créditos a proyectos productivos y vivienda social.