12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fondos de Estabilización: ¡en el papel!

31 de mayo de 2020
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
31 de mayo de 2020

La política de apoyo y fortalecimiento al servicio público de transporte, existe pero con un agravante: ¡está en el papel!

No rueda. Está estancada por la inercia de varios gobiernos  en Pereira, que lo han visto de adorno. De florero. Un hermoso jarrón jurídico.

Esto ha causado molestia. No avanza, no tiene ruta. Está en modo PARE de manera permanente pese a existir en el Acuerdo Metropolitano Número 02 del 12 de marzo del 2020. El rimbombante Fondo de Estabilización y subvención  para la sostenibilidad del sistema integrado de transporte público, denominado Fondo de Equilibrio Económico  y Social del SIPT –AMCO.

Y eso que es una Ley  que rige desde el 2015 – la 1753-.

A la Procuraduría, hace rato le pega en el palo. No la hace cumplir pese a que es una circular conjunta con Ministerios y el DNP.

Mientras ello ocurre, la autoridad única de transporte, se revuelca en sus propios silencios.

Y eso que la circular que en el  papel, insisto,  es un tratado. Cátedra y partitura de una magistral pieza u obra.  Confinada.

En él, se detalla el papel de  la existencia de gobierno corporativo  de los entes gestores y por ende la estructuración ”de fuentes complementarias de financiación para los sistemas”. Sus derechos y responsabilidades.

“Implican una mayor responsabilidad  de las personas y entidades involucradas en su  prestación, tratándose de una responsabilidad de la autoridad local municipal”. Parece un consejo que nadie quiere cumplir.

Se aplica para Transmilenio, Transmetro, Transcaribe, Miocali, Metrolínea, Metroplus y cero en Megabús, que ha sido parte de la puesta en escena.

Hoy la crisis rueda. Está en la calle y en los bolsillos de las 7 empresas, que como agentes tienen un comportamiento de sus ingresos desfinanciados. Hay desplome y crisis, no la ocultan.

La lápida no está pedida. Pero, sostengo, que la pandemia va a dejar más quebrados que muertos. En una papel como obituario.

[email protected]