12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El último suspiro de un empresario

Especialista en Derecho Comercial y amplia experiencia en el Derecho Cooperativo y Solidario, conferencista y facilitador de Confecoop Risaralda, consultoría, asesoría, capacitación, manejo gerencial y administrativo, desarrollo amplio y suficiente en modelos comerciales y empresariales, veintitrés años de trayectoria en el sector salud y cooperativo.
5 de mayo de 2020
Por Mauricio Escobar Lotero
Por Mauricio Escobar Lotero
Especialista en Derecho Comercial y amplia experiencia en el Derecho Cooperativo y Solidario, conferencista y facilitador de Confecoop Risaralda, consultoría, asesoría, capacitación, manejo gerencial y administrativo, desarrollo amplio y suficiente en modelos comerciales y empresariales, veintitrés años de trayectoria en el sector salud y cooperativo.
5 de mayo de 2020

Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”.

(Charles Darwin)

Es paradójico ver como el coronavirus no infecta las empresas, pero si las está matando. Por fortuna para poder salvarlas no se necesita una vacuna, pero si necesita una inyección de conocimientos, ideas, estrategias, alternativas, opciones, escenarios y además se necesita una pequeña  dosis de capital.

Usted Señor empresario, es el llamado a proveer la cura contra todos sus males económicos y empresariales, no crea que los bancos y el gobierno lo van a salvar, todas las promesas parecen ser falacias.

* Respire profundo, realice un análisis de fondo de su situación, analice todos los factores sin olvidar ningún detalle, respecto del desarrollo de su empresa, inicie por analizar todos y cada uno de los factores inherentes al giro ordinario de su negocio, (clientes, costos directos e indirecto, flujo de caja, inventarios, materias primas, producción, activos, pasivos, proveedores, acreedores), con estos dos últimos intente buscar una renegociación de sus créditos y su cartera, en medio de la presente situación lo que su empresa necesita es liquidez, deberá entones sacrificar su rentabilidad, puede crear estrategias donde genere descuentos financieros frente a sus acreedores para lograr un pronto pago, (flujo de caja), y posteriormente realice el mismo ejercicio con sus proveedores, donde obtenga beneficios financieros a su favor, recuerde que sin proveedores no habrá materias primas para su producción, en fin genere un diagnóstico financiero claro, detallado y bien definido. Tenga presente que la rentabilidad es a largo plazo y el flujo de caja es inmediato.

Con base en sus conocimientos y experiencia, analice uno a uno todos los componentes del objetivo básico financiero de su empresa, y modele una estrategia de ajedrecista para saber cuál es su próxima jugada, puede que en estos momentos se encuentre en jaque, pero hay que evitar el jaque mate.

Analice con efectos retrospectivos, el comportamiento de su empresa y con base en la situación y la problemática actual, visualice para el futuro todos los escenarios, alternativas y opciones,  tantas como sean posibles, para encontrar una solución.

(*) Realice este ejercicio durante dos o tres días, porque cada día surgen nuevas ideas, eso sí, cada que realice su ejercicio y tenga una idea (regístrela), los colombianos somos exageradamente buenos en generar ideas, pero nuestro mayor pecado es que nunca llevamos una bitácora de todo lo que pensamos y de nuestras ideas.

Una vez tenga su panorama claro, elabore una hoja de ruta, convoque sus colaboradores más cercanos (Director Financiero, Asesor Contable, Asesor Jurídico, Director Comercial, etc.), además de ellos, escuche detenidamente aquellos colaboradores de menor nivel jerárquico, (mensajero, apoyo logístico, operarios, etc.) no se imagina cuantas ideas y posibles soluciones puede encontrar en ellos, generalmente estos colaboradores parecen “búhos”, no dicen nada pero colocan mucho cuidado, y conocen desde adentro el funcionamiento de la empresa, su punto de vista puede que no sea técnico, pero puede ser trascendental, no olvide que el  mayor activo que tiene, es el capital humano.

Una vez reunido con sus colaboradores, genere una lluvia de ideas, bajo la misma premisa de su hoja de ruta, (guárdela la suya hasta el final) para que las ideas que allí puedan generarse sean diversas e innovadoras, cuando tenga el concepto y la opinión de ellos, tómese su tiempo y analice todo lo allí encontrado, realice un compendio de los conceptos similares, y determine cuales se ajustan a la realidad, probablemente encuentre una salida. (Tenga siempre la siguiente precaución: Las opiniones se democratizan, las decisiones no, ello en virtud a que usted es quien decide)

Luego, cuando crea que tiene un dictamen definitivo de su situación financiera, déjese asesorar, busque sus asesores de confianza, expertos en la materia y discuta la ejecución de su posible solución. Después de realizar todo este análisis, podrá encontrar la jugada perfecta en el ajedrez.

Jamás saque de sus alternativas ni deje explorar las ALIANZAS ESTRATEGICAS, es un punto importante en su análisis. Para ello lo invito a retomar el artículo publicado en este mismo medio titulado !!! EL VIRUS DE LAS OPORTUNIDADES ¡¡¡. Innove, diversifique, busque nuevos socios, adáptese a la situación.

Ahora bien, puede ocurrir que la solución planteada no sea la acertada, usted no perderá más que tiempo y la verdad tiempo es lo que hay en estos momentos de cuarentena, especialmente para buscar soluciones. (insista, persista y no desista)

Si cree que la estrategia no funcionará, avizore otros panoramas posibles, recurra a un análisis de fuentes de recursos, como por ejemplo: “Aportes de capital, Desinversiones, Prestamos y generación interna de fondos. También denominada “Recursos propios” o “Fondos Propios”. Es la fuente más importante ya que representa los fondos que directamente se producen en la operación del negocio y da la pauta para evaluar las posibilidades a largo plazo de la empresa asociadas principalmente con el crecimiento, el de reparto de dividendos y el pago de la deuda financiera”[1].

En última instancia recurra a la banca “si es que le prestan”,  o a los “apoyos y beneficios” que brinda el gobierno, si es que son verdad, pero que esta sea su última opción como estrategia.

Recuerde que a lo largo de su trayectoria empresarial, posiblemente ésta le haya generado grandes beneficios en todos los sentidos, habrá capitalizado en diversos activos a título personal, (casa, finca, carro, demás bienes muebles e inmuebles) es decir la empresa le ha podido dar todo lo que usted necesitó y lo deseado, ahora en medio de la crisis, la empresa no le pedirá nada, solo que usted le retribuya para su sostenimiento y fortalecimiento. Hay un adagio popular que dice, “la empresa da carro, pero el carro no da empresa”, quiere decir entonces que si a usted le toca sacrificar un activo de uso personal, no lo dude, venda su carro y reinviértalo en su empresa, el día de mañana podrá tener inclusive varios carros.

Si de todo lo que hemos analizado en este artículo no encuentra una solución definitiva frente al problema que afronta su empresa, entonces usted se verá avocado en su ÚLTIMO SUSPIRO COMO EMPRESARIO, y no le quedará más opción que acogerse al REGIMEN DE INSOLVENCIA, el cual tiene por objetivo generar un “proceso de reorganización”, que pretende a través de un acuerdo, preservar empresas viables y normalizar relaciones comerciales y crediticias, mediante su reestructuración operacional, administrativa, de activo o pasivos.

P.D. No permitas que el temor al cambio se apodere de ti, recuerda algún momento en que un cambio fue para mejorar y mírate, aquí estas.

[email protected]

[1] García S. Oscar León, Administración Financiera – Fundamentos y aplicaciones. Capitulo Complementario # 2.

www.oscarleongarcia.com