26 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia navega entre cámaras de vigilancia y corrupción

27 de mayo de 2020

En medio de una pandemia y con el fin de cumplir con un contrato, la Alcaldía de Bogotá instaló en 72 puntos de las principales avenidas, 92 “Cámaras salvavidas” para controlar los excesos de velocidad, el vencimiento del SOAT y el examen Técnico-mecánico, el cumplimiento del pico y placa, los autos mal parqueados, pasarse los semáforos en rojo y obstaculizar las intersecciones.

En el primer día de labores los sofisticados cachivaches pillaron a 1.102 infractores por exceso de velocidad y el SOAT vencido.

Las fotomultas se han convertido en un verdadero negocio para las empresas que se dedican a explotar aún más a los conductores. A las Secretarías de Movilidad del país no les caben más reclamaciones, derechos de petición y cartas exigiendo devoluciones de dinero.

Se han denunciado a varios alcaldes que han encontrado una forma de ganarse la vida por muchos años creando empresas de economía mixta en la cual les dan un porcentaje al municipio por el cobro de infracciones, parqueos en las calles y otros servicios como clases de conducción.

DENUNCIAS POR DOQUIER

Se recuerda que hace un par de años, la FM hizo una investigación sobre el extraño caso de la empresa Millennium Sistems SAS que fue creada en los municipios de Planeta Rica, Córdoba; Fonseca, La Guajira; Codazzi, Cesar como una empresa de economía mixta en la cual el 60% es de carácter privado y el 40% es de la alcaldía municipal.

“El socio mayoritario es privado y son ellos los encargados de manejar los recaudos de las fotomultas y decidir el futuro de los recursos y de la elección de la junta directiva de la compañía y decisiones administrativas, pese a que los recursos son públicos”, decía el informe periodístico.

“La creación de la entidad se dio en tiempo récord, al finalizar la administración de 2015. Se realizó la solicitud a la Cámara de Comercio en noviembre y un mes después ya estaba constituida. Este proceso se pudo realizar luego de la autorización del Concejo Municipal y el alcalde de turno”, agregaba la nota.

TAN LINDAS PERO

Las famosas cámaras detectan hasta el color de los ojos del conductor, sin embargo, no sirven para detectar cuando los vehículos son llevados por amigos de lo ajeno. En Colombia, unos 3.400 vehículos son hurtados cada año.

En sólo Bogotá, cada día 18 carros son llevados por los antisociales y según Asopartes, en los primeros cuatro meses del año, más de 12 mil partes autopartes fueron sustraídas de manera violenta.

PAREN LA CORRUPCIÓN, POR FAVOR

En medio de esta cuarentena y de este encierro, la corrupción vuela en nave intergaláctica.

No son solo los mercados y en compras de pronto inoficiosas que se están haciendo en todas las entidades del Estado. Ni la Contraloría ni la Procuraduría alcanzan a revisar la infinidad de casos presentados. Es una contratación desaforada, con miles de mañas para robar.

Las denuncias no paran, las quejas de los ciudadanos no se saben dónde más radicarlos. Personerías, concejos municipales, organizaciones no gubernamentales y hasta en parroquias se llevan las peticiones para que se pare con esta pandemia del robo.

DESDE LOS HUEVOS HASTA LOS SERVICIOS

Hace poco más de un mes, una cubeta de huevos costaba 10 mil pesos, hoy llega a los 18 mil. Los alimentos de la canasta familiar suben cada día. No hay quien controle. Los supermercados hacen su agosto.

Cuando se piden mercados a domicilio, las quejas que se presentan, además de los precios, está en que no llegan las cantidades solicitadas, los pesos de las carnes no son exactos. Libras de 450 kilos de 800 gramos se notan por doquier.

Los servicios públicos se descararon totalmente. Recibos que llegaban por 20 mil pesos ahora están por 80 y más. La maldita excusa de las empresas es porque ahora en cuarentena se gasta más. Un vecino les señalaba de esa mentira, porque su apartamento está desocupado desde hace más de un año y no lo ha podido arrendar, sin embargo, los servicios se incrementaron.

Así como vamos, vamos mal.