16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Seguridad del paciente, una responsabilidad conjunta

9 de abril de 2020
9 de abril de 2020

La falta de apoyo entre áreas y la sobrecarga de labores del personal de los hospitales compromete directamente la seguridad del paciente.

Con base en esta teoría, a través de un método descriptivo en el que se aplicó la “Encuesta hospitalaria sobre cultura de seguridad del paciente”, de la Agencia de Investigación y Calidad de la Atención Médica (AHRQ), la magíster en Salud Ocupacional Sindy Álvarez, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), generó una serie de recomendaciones que buscan la mejora continua de los centros médicos.

Sobre el entendido de que en algún momento cada uno de nosotros ha sido paciente, familiar o conocido de alguna persona que ha requerido asistencia hospitalaria, la magíster Álvarez decidió analizar cómo opera el cuidado en el Hospital Universitario Nacional de Colombia (HUN), el cual revisó el informe para aplicar los cambios pertinentes.

En el estudio se observó una tendencia a la neutralidad, aspecto que debilitaría la toma de decisiones y el empoderamiento del personal asistencial para asumir posturas críticas y reflexivas en torno a la seguridad del paciente.

También se percibieron debilidades en la estandarización del protocolo de entrega y recibo de turno para minimizar fallas en la transferencia de información de las actividades diarias. Así mismo, se vio la necesidad de examinar las relaciones enfermero-paciente, médico-paciente y auxiliar de enfermería-paciente.

El instrumento, implementado por medio de los profesionales activos en las labores diarias del HUN en el primer semestre de 2017, permitió analizar cuatro dimensiones que, paralela y transversalmente, midieron: 1) el trabajo en equipo, 2) las vías de aprendizaje, 3) la comunicación bidireccional interna y externa y 4) la dinámica en reporte de fallas, para generar un informe cualitativo y cuantitativo pionero para el Hospital.

En las dimensiones de recurso humano, comunicación y retroalimentación sobre cultura de la seguridad se presentaron las mayores oportunidades de mejora, según la escala utilizada.

Por otro lado, se evidenció un bajo número de reportes anuales presentados por quienes participaron en el estudio, lo cual, según la investigadora, resulta fundamental cuando se trata de buscar la mejora.

La magíster también advirtió que optimizar la cultura de seguridad requería de una evaluación previa de esta, de la percepción y del manejo que se le da a los incidentes y eventualidades.

Planes esenciales

La seguridad del paciente es un tema relevante hoy para la salud pública de todo el mundo, de manera que los planes de acción para procurar ambientes eficientes y exentos de peligros se vuelven esenciales dentro de las instituciones.

La cultura de seguridad y cuidado del paciente se puede resumir en importantes elementos básicos: valores individuales y grupales y trabajo y objetivos en conjunto. Es un concepto que involucra a todos los profesionales del sector salud.

“Este elemento es un componente esencial a la hora de diseñar estrategias de mejora que reduzcan al máximo los errores y situaciones desfavorables para los pacientes en relación con la atención que reciben y en la que está evidentemente implicado el personal de salud” menciona la magíster Álvarez.

Después de publicar el estudio, el HUN ha generado dos mediciones adicionales posteriores con las cuales ha podido realizar un análisis comparado con el que periódicamente se evalúa el progreso y los aspectos que siguen siendo materia de oportunidad de mejora para la institución.

Recomendaciones

La coyuntura actual exige cuidados preventivos y medidas radicales para la mayoría de la población mundial en pro de evitar convertirse en potenciales pacientes. “Las instituciones prestadoras de servicios de salud y contención se deben preparar y capacitar para atender la eventual emergencia en nuestro país”, recomienda la magíster.

En ese sentido, es necesario concentrar esfuerzos para garantizar canales efectivos de reporte de eventos, ya que el autorreconocimiento de posibles fallas y el autocontrol son clave para mejorar.

El estudio recomienda que la identificación, el reporte y el análisis de eventos incluyan la participación activa del personal asistencial, para favorecer la comunicación y la instauración de acciones preventivas y correctivas a corto, mediano y largo plazo.

Lo anterior debe surgir de las necesidades y realidades del personal que se encuentra en atención directa a pacientes, brindando soporte y validez a cualquier estrategia que se pretenda instaurar.

“El cuidado del paciente implica la responsabilidad de familiares, personal, y por supuesto de los mismos pacientes; nos corresponde a todos aportar un grano de arena y contribuir a su seguridad, sobre todo en situaciones inesperadas y de gran atención como la que vivimos actualmente”, concluye la magíster Álvarez.