19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

¡Responsabilidades colectivas e individuales!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
30 de abril de 2020
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
30 de abril de 2020

Comunidad y Desarrollo

La señora alcaldesa de Bogotá, debe entender, que el presidente de la República, – incluido el distrito capital-, es el doctor Iván Duque Marquez, y que, en estos momentos de crisis por la pandemia del coronavirus, las decisiones para proteger la salud de los ciudadanos, deben tomarse de común acuerdo.

Las responsabilidades colectivas e individuales, deben estar lo suficientemente claras, para que los ciudadanos se den cuenta hasta donde deben llegar, de conformidad con sus actividades cotidianas.

Tanto las unas como las otras, tienen que estar reguladas por normas, que permitan cumplirlas sin mayores complicaciones; muchas veces en ellas existe dualidad de funciones, que ponen al ciudadano en la encrucijada de cumplirlas o no.

Esto de la cuarentena y su desmonte gradual para ciertas actividades a partir del 27 de abril, si no se fijan parámetros precisos, con deberes, derechos y obligaciones, resultaremos metidos en una pandemia peor que la del coronavirus.

La señora Alcaldesa con el debido respeto que me merece, debería bajarle el tono a su intemperancia, y actuar de común acuerdo con los gobernantes: nacional y regional – de Cundinamarca-, puesto que ambos tienen jurisdicción y mando en la ciudad capital, para ciertos aspectos.

En cientos de veces, deben ponerse de acuerdo, para diseñar planes y programas de desarrollo, creándose para ello organismos bilaterales, para dar salida a ciertas problemáticas sociales, que individualmente no pueden subsanarse de forma unilateral, puesto que obedecen a situaciones en las cuales están comprometidas las partes en referencia.

El Distrito Capital, constitucionalmente está regulado por el Capítulo 4to de la Constitución Política, sus artículos: 322 y siguientes, que fijan parámetros, para que los mandatarios distritales se rijan en el desempeño de sus funciones, proyectándose fuera de su jurisdicción, pero de común acuerdo con sus circunvecinos.

Como últimamente se vienen presentando una serie de desacuerdos entre la señora alcaldesa mayor de Bogotá y el señor Presidente de la República, es conveniente dejar en claro, que ninguna de las partes lo está haciendo de mala fe, pero, sí vemos que la alcaldesa pretende invadir ciertas órbitas nacionales, saliéndose de lo distrital, para ir a lo nacional, que es competencia del señor Presidente de la República.

La señora alcaldesa de Bogotá, doctora Claudia López, debe entender, que sus funciones como tal, tienen jurisdicción y mando, dentro de la órbita distrital, regulados por la constitución y los Acuerdos distritales, pero, obrando siempre de común acuerdo con el señor Presidente de la República y el Gobernador de Cundinamarca, puesto que muchas veces por la generalidad y jurisdicción territorial de los actos, estos se cruzan entre sí, provocando corto circuito de poderes, donde finalmente quienes resultan perjudicados, son los ciudadanos de a pie.

También, es importante que los mandatarios: Nacional, Regionales y Municipales, tengan en cuenta, hasta dónde geográficamente, pueden extenderse en la jurisdicción de sus actos administrativos, sobre las normas que rigen para la cuarentena del coronavirus; esto con el fin de no incurrir en excesos de autoridad, e invadir jurisdicciones que no son de su competencia.

En los tiempos del coronavirus y refiriéndonos a la cuarentena, que se prolonga hasta el próximo 11 de mayo, es bien importante tener en cuenta también, hasta donde llega la responsabilidad colectiva y la individual de los ciudadanos, empezando por los gobernantes, que deben tener mucho cuidado de no incurrir en ligerezas, aplicando sanciones que no están dentro de su jurisdicción.

Es entendido que, a partir del 2 de abril, los sectores de la construcción y manufacturero, podrán iniciar paulatinamente sus labores; sin embargo, existen una serie de dudas de si los sectores beneficiados, podrán cumplir con los requisitos exigidos, como son los equipos de protección coronavirus, puesto que a más de costosos, hay escases; además existen dudas sobre algunas empresas constructoras y manufactureras, que se salen de la órbita de la competencia, es decir, que de acuerdo a sus actividades, no son aptas de hacer frente a la pandemia del coronavirus.

[email protected]