25 de mayo de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los principales referentes del progresismo exigieron la condonación de la deuda externa para América Latina

10 de abril de 2020
10 de abril de 2020

En un conversatorio en vivo organizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) Rafael Correa Delgado, expresidente de Ecuador; Álvaro García Linera, exvicepresidente de Bolivia; Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil; Gustavo Petro, senador colombiano y referente del movimiento Colombia Humana; Jorge Taiana, ex canciller argentino y actual senador del Frente de Todos; Camila Vallejo, diputada chilena, Maximiliano Reyes, vice canciller de México y Alfredo Serrano Mancilla, director de CELAG, debatieron sobre la necesidad de suspender el pago de la deuda externa para  los países de América Latina como condición indispensable para afrontar la crisis sanitaria originada por la pandemia de coronavirus.

La exposición de cada uno de los referentes latinoamericanos estuvo vinculada al abordaje de diferentes mecanismos para paliar la crisis sanitaria y la subsecuente crisis económica que vive la región. Las y los disertantes coincidieron en que la condonación de la deuda externa y la flexibilización para renegociar los pasivos para los países de América Latina resultarían medidas fundamentales para contener la emergencia sanitaria y mitigar los efectos económicos.

En razón de la condonación de la deuda el líder colombiano, Gustavo Petro, expresó “una deuda es una apropiación del futuro, es por eso que resulta necesario desendeudar los países, las empresas y las personas”. Por su parte, la ex presidenta Dilma Rousseff realizó una reflexión sobre la difícil situación que vive el pueblo brasilero: “En Brasil se retornó a las políticas de austeridad que van contra la salud y contra la vida. Hay que discutir la condonación de la deuda y la situación de los sectores más vulnerables de la población que son los trabajadores informales”. Camila Vallejo, parlamentaria chilena, hizo hincapié en la problemática de género que se desprende de la crisis sanitaria: “El confinamiento doméstico produce que se agrave la violencia intrafamiliar y eso no se está poniendo en la discusión”.

Finalmente y a raíz de preguntas que surgieron de las 450 mil personas que alcanzó el conversatorio en las redes sociales, los líderes Latinoamericanos cerraron el encuentro con reflexiones acerca de la integración regional. “Estar contra la integración es una estupidez. La integración regional no es de izquierda, ni de derecha, es de sentido común: nos beneficia a todos”, expresó el expresidente ecuatoriano, Rafael Correa. El senador Jorge Taiana también se posicionó al respecto y declaró que “la emergencia de salud es una ocasión excepcional que puede volver a lograr la integración Latinoamericana más allá de la voluntad de algunos gobiernos circunstanciales”. La última intervención estuvo a cargo del ex presidente boliviano, Álvaro García Linera, quien sintetizó las consecuencias de la crisis y anticipó los próximos debates mundiales “el mito de que el mercado resuelve todo se desvaneció. Los estados son los únicos que están garantizando la protección de las personas. El mundo está obligado a pensar un porvenir post neoliberal”.