9 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La vieja bohemia pereirana El Páramo: ¡evocación de siempre!

20 de abril de 2020
20 de abril de 2020
EL PARAMO: Es un pedazo de Pereira colgado en el Alma. Es el baúl musical de antaño inspirado en el rumor de los tríos de entonces. Lugar de amistad y encuentro.

Por Álvaro Rodríguez Hernández
www.eje21.com.co

¡Te acordás hermano, que tiempos aquellos!!!

Era un lugar de tertulia e inspiración. Iba el rico, iba el pobre en la duradera bohemia de entonces.

Calle 15 co carrera 7.ª. Lugar de encuentros largos con música fundamentada en una letra que hervía el alma.
Fue un desfile, una pasarela ciudadanía pletórica de la cerrada sociedad pereirana que se instalaba al calor del aguardiente, del ron y del guisqui.

La nocturna pereirana que iluminó las «calles pequeñitas».

EL PÁRAMO

El Páramo, como un destino obligado por donde desfiló en las calles empedradas la recua de mulas que llegaron de muchas partes y al fondo permitía divisar el páramo.

El de las nieves perpetuas. Era u cruce de caminos en cualquier viajero. Este lugar fue epicentro de viejos y platónicos amores.

Sitio de despedidas de viejas amistades, de reunión de lugareños que amaban la música.
El viejo traganiquel o la voz en vivo del trío de turno.

En esto Pereira, concentró la inspiración de viejos tiempos donde se trasegaba por un caminito en la encopetada 7a con 15 como puerta de entrada a la Perla del Otún.

EVOCACION

En una foto de evocación el otrora gran Páramo, centro artístico que reunía a los famosos serenateros en Pereira. Una tradición casi que desaparecida hoy, donde muchos viejos y nuevos amoríos, se arreglaban al compás de voces bien calibradas con un fuerte aguardiente o un ron.

QUE SUENE LA MÚSICA

Lógico y un buen listado de canciones que hacían abrir más de una puerta o ventanas en las «casa pequeñitas» de antaño.

LOS TRÍOS

Hoy los Tríos han desaparecido en un alto grado. La música que envalentonaba del ayer, son un recuerdo en el viejo pentagrama.

Aires de conquista y añoranzas en viejas y templadas guitarras que se se extendían en noches de bohemia pura.

La nostalgia del famoso El Páramo en la evocación de siempre en el calendario pereirano y en el pentagrama musical de los recuerdos.

Todos eran amigos. Los forasteros eran pereiranos por adopción sin decreto.

La fraternidad estallaba en la bohemia y permitía la cuentería popular de quienes se iban para » las europas». De quienes perdían sus novias y los que recomponían el corazón con la rápida melodía de un bambuco, un tango o una milonguita.

Qué 20 años no son nada!!

La historia dice que si.