16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aproximaciones amables al contexto de pandemia

Profesor comprometido con la transformación del país a través de la educación. Formado en Lic. En Biología y Química, Mg. En Enseñanza de las Ciencias, Doctorando en Didáctica y constante investigador vinculado a la educación universitaria. Twitter: @DavidAlTama.
24 de abril de 2020
Por Omar David Álvarez Tamayo
Por Omar David Álvarez Tamayo
Profesor comprometido con la transformación del país a través de la educación. Formado en Lic. En Biología y Química, Mg. En Enseñanza de las Ciencias, Doctorando en Didáctica y constante investigador vinculado a la educación universitaria. Twitter: @DavidAlTama.
24 de abril de 2020

Reventó la pandemia y sigue golpeando en forma desmedida al planeta, con afectación de mayor o menor grado en todas las naciones. El Covid-19 se constituyó en el personaje del año, y probablemente del siglo, proclamado a través de medios de comunicación y redes sociales, destacando su capacidad de aniquilación de la vida de los seres humanos, y con ello la generación de preocupación, temor, miedo, angustia.

Aproximación amable es el renacer del humanismo que promueve la confianza, la solidaridad, la coexistencia, el reconocimiento del otro en su esencia, la dignidad humana, la comunidad, el colectivo.

Son múltiples las muestras de acercamiento de corazón en medio de la distancia física obligada de dos metros; la valoración espontánea del servicio y bien recibido de parte de extraños, como el personal de salud, mediante aplausos nocturnos que retumban en los espíritus más que en los oídos de los homenajeados; las iniciativas relacionadas con actividades recreativas y lúdicas ofrecidas gratuitamente a la comunidad a través de medios virtuales como contribución al bienestar de unos otros igualmente desconocidos.

Creatividad ha sido el reto para unos direccionada desde las empresas y en plena libertad para otros en su ser de ciudadanos. Diseño de materiales de seguridad que necesarios en prevención; grupos de conversación, debate, lectura, estudio, oración, lúdica, cocina, deporte, música; maestros innovadores en aulas virtuales acudiendo a estrategias sincrónicas y asincrónicas en bien de niños y jóvenes con acceso a internet, y con mayor inventiva para llegar a quienes carecen de esos medios tecnológicos.

Los reportes hablan de un medio ambiente que ha logrado respirar, y esto también conmueve. Lo que no hemos hecho por consciencia propia nos tocó asumirlo a la fuerza. En algunos países la contaminación ha bajado a niveles similares a los que presentaban hace 10 años o más; las fuentes hídricas se han descontaminado y retomado sus hermosos colores turquesa y cristalinos; la fauna ha incursionado de nuevo en terrenos urbanos ausentes de contaminación auditiva.

Estos sucesos maravillosos deben ser fortalecidos, para que al estar de nuevo en el mundo exterior deseado, disfrutemos del pequeño paraíso y detengamos el proceso creador de un infierno gigantesco. La bondad no es un asunto para después de la pandemia, es vital ahora haciéndola parte de nuestra esencia para que permanezca y se desarrolle.