8 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ansiedad durante el Coronavirus

19 de abril de 2020
Por Pablo Naranjo
Por Pablo Naranjo
19 de abril de 2020

Durante la cuarentena ES NORMAL SENTIR ANSIEDAD. Hay situaciones que no podemos resolver inmediatamente y existen muchos factores que no podemos predecir. Por eso, el virus representa un peligro para la salud y la estabilidad de muchas personas, por lo cual la ansiedad -en la medida correcta- puede ser una respuesta adecuada a esta situación.

Un poco de ansiedad siempre es necesaria, ya que nos avisa cuando algo es importante y debe ser resuelto. Un poco de ansiedad te puede motivar para estudiar para ese examen difícil o te puede recordar que tienes que ir al médico. Si bien la ansiedad te puede incomodar, buscaremos formas para solucionarlo.

Cuando una situación es resuelta, la ansiedad normalmente debería bajar o desaparecer. Esta es una situación especial, donde es difícil predecir cuando sentiremos que la amenaza ha desaparecido, todos estamos sintiendo lo mismo, y si bien no podemos ni debemos negar la angustia, si hay algunas estrategias para tramitar lo que sentimos.

¿Cómo sabes si estás sintiendo Ansiedad?

-Te puedes sentir estresado.

-Puedes estar irritable.

-Puedes sentir rabia.

-Puedes estar padeciendo insomnio.

-Puedes tener dificultad para concentrarte.

-Te puedes estar sintiendo menos productivo.

-Puedes sentir miedo de salir de tu casa o de acercarte a otras personas.

-Puedes sentirte indeciso.

-Te puedes sentir confundido.

-Puedes sentir que desconfías de las autoridades.

¿Cómo puedes manejar la ansiedad durante la contingencia del coronavirus?

Infórmate con medios de comunicación serios y creíbles: con personal calificado y con información brindada por expertos en el tema. No es un buen momento para obtener información por cadenas, por parte de otras personas ansiosas o por información compartida sin contexto en redes sociales. Recuerda que durante esta situación puedes sentir que no confías en las fuentes oficiales, pero eso no implica que otra información que obtengas sea más confiable o más oportuna que la que se transmite en medios oficiales. Para informarte, procura hacerlo en horarios específicos, en las redes podemos encontrar información a cualquier hora, eso no implica que tengamos que mantener la atención enfocada en ellas todo el día.

Controla la Rumiación: es el pensamiento excesivo sobre una situación. Pregúntate si la situación sobre la que estás pensando tiene solución o no. Sí tiene solución: formula un plan de acción, escribe pasos que debes dar para llegar a la solución. Si no tiene solución: no tiene mucho sentido que pierdas una gran cantidad de tiempo pensando en algo que está fuera de tu control. Un cambio de actividad puede ayudar a que el cerebro desenfoque su atención de los pensamientos contemplados. Procura que sea una actividad que necesite de tu atención (leer un libro, hacer crucigramas, alguna actividad en familia o actividad física).

Procura preocuparte solo por tus círculos de interacción más cercanos: tu familia o tus amigos más cercanos van a necesitar de tu soporte, así como tú vas a necesitar el de ellos. Procura estar en contacto y pendiente de cómo se están sintiendo, puedes hablar también de lo que

a tí te ocurre. Si te sientes preocupado por la situación de personas por fuera de tu círculo de interacción cercano, analiza si hay alguna forma de voluntariado, ayuda o acción que puedas realizar, de lo contrario, permite que las autoridades se encarguen de coordinar acciones.

Ejercítate, haz yoga y medita: estas son tres actividades que pueden ayudar a que tu cuerpo produzca sustancias que calmen tu ansiedad. Las Alcaldías están desarrollando programas y rutinas de ejercicio que puedes seguir fácilmente, también si tienes acceso a youtube puedes buscar este tipo de actividades. Si no sabes meditar, puedes empezar sentándote cómodo, poniendo tus manos en tu estómago y respirando profundo mientras se infla tu estómago, luego sueltas el aire. Puedes hacerlo cuantas veces te sea posible, después de un rato tu cuerpo estará más oxigenado y sentirás que se reduce la ansiedad.

Reduce el consumo de café y bebidas energizantes: en el día a día es normal que consumas estas bebidas para mantener la energía y realizar tus actividades cotidianas. Durante la cuarentena, debido a la posible quietud es recomendable reducir la cantidad de café o bebidas energizantes que consumes normalmente.

Trata de mantener una rutina: Es importante que mantengas horarios para comer, levantarte de la cama, para dormir y para hacer otras actividades. Tu cuerpo tiene un ritmo y se sentirá mejor si hay cierto orden en el día a día. Si algo te saca de tu rutina, no te preocupes, por estos días las situaciones pueden ser un poco impredecibles, no se trata de perfeccionar una rutina, sino de hacer un poco de orden.

Ponte en contacto con un profesional: si sientes que la situación te desborda y emocionalmente necesitas ayuda, la Territorial de Salud y la Universidad de Manizales han abierto líneas para que puedas hablar de la situación con un profesional que te puede ayudar a buscar soluciones más específicas.

Acción EleMental 

Este artículo hace parte de la campaña Acción EleMental, coordinada por la ONG Manizales En Común y desarrollada por decenas de voluntarios de múltiples áreas, para apoyar a la ciudadanía que afronta el Coronavirus en aspectos psicosociales, comunicativos y formativos, a través de contenidos educativos.

Psicológo