12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A la memoria de Luddivia Salazar de Duque.

21 de abril de 2020
Por Luzmila García García
Por Luzmila García García
21 de abril de 2020

Ante el fallecimiento de la señora Luddivia Salazar de Duque, hecho sensible en la sociedad Aranzacita   (como fue publicado en este medio) en  esta época de aislamiento social, nos llevó a   revisar  la historia de nuestras vivencias , recuerdos y sentimientos , encontrando que ellos nos unen de manera significativa con sus familias a quienes queremos  acompañar en este momento, por  este espacio en homenaje a su memoria.

Recordar la vida de Luddivia es también exaltar la historia del hogar conformado por Don Carlos Salazar y Doña Carlina Alzate sus padres a quienes conocí desde la niñez cuando compartíamos juegos de Colegio en su casa. Tengo la seguridad que ese ambiente de cariño, respeto, sensibilidad social y fe que recibió Lubdivia en el hogar inicialmente en Aranzazu impregnaron su vida, le acompañaron y le llevaron a formar una personalidad  de encanto,  expresiva simpatía y sensibilidad social sobresaliendo  en la sociedad como mujer abanderada de programas sociales, como  reina de la tercera fiesta de la cabuya de Aranzazu y luego como amorosa esposa  del Señor Silvio Duque Alzate  y madre de Ángela María y Andrés , Ella fue protagonista de una experiencia de vida integral de entrega, fe y amor incondicional  que  alienta los espíritus acongojados en su ausencia.

Hoy destacamos la influencia social y cultural de la extensa familia Salazar Alzate  a lo largo de la historia en diferentes roles y actividades  desde sus padres y  de la misma manera que los hermanos: Colombia como pofesional de la Salud, Celina como esposa del destacado Médico Cardiólogo, el más valorado en su época por la comunidad  de Caldas y Risaralda, Dr, Joel Pérez Soto; Julia como lideresa Social esposa del meritorio profesor- Investigador , Ingeniero Agrónomo Alvaro Gómez, y  Carlos Alberto como Veterinario. Esta familia junto con los parientes se fueron dispersando a otras ciudades, sin embargo han mantenido  vínculos de alguna manera a programas locales y a sus  allegados;  hoy  permanecen  las huellas con aprecio y cariño en Aranzazu.  De igual manera están vinculadas a esta memoria las familias   Duque Alzate y Ospina Alzate. Para los hermanos de Silvio: Martha, Isabel, Gonzalo, Alberto y demás parientes el saludo especial.  Con todos ellos compartimos este reconocimiento de exaltación a nombre de las sociedad  Aranzacita, ellos también  son testimonio fiel de una  historia,  la que  han relatado en elocuentes tertulias como un legado de valores y tradiciones que han conservado con orgullo y  enriquecida  por sus descendientes. Querida Luddivia descansa en paz en tu merecida gloria, que tu misión y tu huella quedó plasmada no solo en tu maravilloso hogar, con tu esposo , hijos y nietos, sino en la familia grande, la Aranzacita  a la que ustedes le han cumplido en otras ocasiones, y le han aportado su historia; aquí estamos presentes compartiendo este momento en sentida solidaridad .