29 de mayo de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Esto está sucediendo Imposible parar a Colombia

26 de marzo de 2020
26 de marzo de 2020

Las imágenes son claras: los colombianos, a pesar de tener encima una pandemia, no paran de trabajar. Esa es la mayor excusa de millones de compatriotas que madrugan y se le enfrentan a la escasez de transporte, pero sobre todo al peligro de contagiarse.

En Bogotá, millares de personas se les ve llenando al tope los buses de Transmilenio porque son vigilantes, aseadores, trabajan en sector de la salud o están en el completo rebusque.

La pandemia llegó a Colombia. Se sabía desde hace tres meses que una peligrosa enfermedad pondría de rodillas al mundo. ¿Fue tarde la reacción del país? La verdad es que muy pocos colombianos se prepararon para lo que vendría.

EL HORMIGUERO DE SOACHA

Soacha es una Colombia en pequeñas proporciones. Allí, según un censo mal hecho, dice que hay unas 700 mil personas, pero en realidad, la cifra puede llegar a los dos millones. Hay una brecha inmensa. En el municipio de Cundinamarca, pegado a Bogotá habitan desplazados, desmovilizados y más de 35 mil venezolanos.

La problemática social es grande. Ni el alcalde, ni los concejales, ni la gobernación vislumbran lo que se puede venir con esta avalancha.

TransMilenio ajustó sus horarios y rutas para mediar ante la cantidad de pasajeros que tienen a cada día. Quiera Dios que la pandemia no sea tan cruel con los colombianos.

LA BENDICIÓN DEL CORONAVIRUS

Resulta paradójico, pero para miles de colombianos, la llegada del Coronavirus es una “bendición”.

La pobreza es latente en muchos sectores de las principales ciudades del país y en sectores como Ciudad Bolívar de Bogotá y de Soacha, donde no saben qué es el coronavirus, pero reciben ahora la noticia de que podrán recibir dinero y uno que otro mercado.

“Nos hemos enfrentado a todo: a la violencia, a la pobreza, al abandono del Estado, a los altos intereses bancarios, al desempleo, a la indiferencia y ahora llega esta enfermedad que nos puede matar, pero que ahora nos trae por fin un alivio”, comentó Patricia Ariza del sector de Altos de Cazucá en Soacha.

CERO Y VA UN MONTÓN

Ya se pierde la cuenta de los damnificados por Juan Carlos López, alcalde de Popayán. Cada rato un funcionario del gabinete, un empleado de la sede administrativa de la capital del Cauca o un parroquiano que presenta la prueba da positivo.

Pero el mal no estuvo solo en Popayán, en el Cauca, sino en todo el país. Hasta el momento, al alcalde se le recordaba también por su fatídico paso por Millonarios donde tenía, además, un negocio para venderles sándwiches a los hinchas, pero ahora pasará a la historia por mentir el 14 de marzo a su ingreso al Palacio de Nariño.

LOS OLIVOS RECHAZA USO DE SU IMAGEN EN FAKE NEWS

La organización Los Olivos rechaza de manera contundente la utilización de sus marcas con mensajes sensacionalistas, abusivos y ofensivos que buscan de forma inapropiada disuadir sobre la importancia de la cuarentena.

Para la Institución, dichos mensajes maltratan y afectan la tradición y prestigio de cuarenta años de Los Olivos como empresa seria, responsable y solidaria.

El gerente de la Organización Los Olivos, Gerardo Mora Navas, hizo un llamado a la opinión pública para que no se le dé vía libre a esta clase de mensajes y ser críticos contra campañas abusivas que causan daño a las empresas.

NO PARAN LOS ASESINATOS DE LÍDERES

Los gatillos de quienes persiguen a los líderes comunales no paran. Son la peste social. En el sur de Bolívar, en un pueblo pobre como San Pablo le quitaron la vida a Carlota Salinas, quien pertenecía a la Organización Femenina Popular OFP, una agrupación de mujeres que ha luchado por salidas negociadas al conflicto.

EL PROBLEMA DE LA FRONTERA

La frontera colombo-venezolana es la más peligrosa en el mundo. Toda clase de factores de guerra confluyen al lugar. Desde las guerrillas colombianas, bandas paramilitares, hasta los clanes delincuenciales de Venezuela, pasando por tráfico de droga y trata de personas.

El territorio lo disputan centenares de hombres armados a cada lado de la frontera. Muchos han llegado a la región del Tibú en búsqueda de una grandiosa guaca de Pablo Escobar, situación que en oportunidades se ha convertido en una verdadera leyenda, pero que aún subsiste la conversación.

En estos días se les ha vuelto imposible trabajar a los voceadores de prensa de los periódicos de la región, mientras aumenta el contrabando de comestibles, la prostitución, el desempleo formal, la venta de gasolina, el tráfico de drogas y toda clase de vejámenes contra los niños.

PASTRANA DE MEDIADOR

Andrés Pastrana despertó a los colombianos con una idea: sacrificarse para ir a Venezuela y hablar con el dictador Nicolás Maduro.

Después de promover el derrocamiento del régimen cubano en Caracas, Andrés comentó que lo hacía para salvar vidas y que la política se podría arreglar después.

Luego de las declaraciones de Pastrana, el gobierno de Venezuela esperaba los comentarios desde Cuba para tomar una determinación de recibir al expresidente colombiano.

CORONA ES CORONA

La noticia fue titular en todos los diarios del mundo. El príncipe Carlos, heredero al trono de la Gran Bretaña resultó positivo a la prueba de Coronavirus.

Como diría un lord inglés: El peligro es real.