24 de junio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dignidad humana.

1 de marzo de 2020
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
1 de marzo de 2020

En el escenario  de los Derechos y Valores Humanos, la Dignidad es conocida como la cualidad de valiosa, digna, respetable y merecedora, de derechos que tiene cualquier ser humano, por el simple hecho de pertenecer al género humano.

La declaración Universal  de los derechos humanos dice en su primer artículo que “Todos los seres  humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y dotados como están, de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente, los unos con los otros “

Gracias a la intervención de varios pensadores griegos, el hombre empezó a reflexionar sobre sí mismo y su relación con el mundo. Al buscar comprender el sentido de la naturaleza humana, y demostrando que su autoconciencia lo posicionaba por encima de los otros seres vivos, se establece que merece recibir un trato especial.

Sin embargo hay que aclarar  que en esta etapa de la historia se trataba de un concepto vinculado a la posición social, e incluso llegaba a excluir a las mujeres.

En nuestra Constitución Política, la Dignidad humana está consignada en el artículo primero, lo mismo  que en los artículos iniciales del Código Penal y Código de Procedimiento Penal.

Indudablemente que uno de los impulsos más significativos en materia de la dignidad humana fue la creación de la Organización de las Naciones Unidas. Cabe mencionar al imperialismo estadounidense y la formación de la Unión Europea, que mediante su poder económico y político han servido como empuje para mantener relaciones sanas alrededor del mundo.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, – ONU –  Dignidad humana significa que un individuo siente respeto por sí mismo y se valora al mismo tiempo que es respetado y valorado. Implica la necesidad de que todos los seres humanos sean tratados en un pie de igualdad  y que puedan gozar  de los derechos fundamentales que de ellos derivan.

Todas las personas debemos tener  claro que la dignidad humana no es un asunto de opinión o que depende de intereses privados. Cada ciudadano tiene que ser respetado por igual, recibiendo un trato justo y pudiendo acceder a una educación, desarrollo profesional y a servicios básicos de salud. Además, es necesario denunciar abiertamente los casos de abuso y corrupción que atentan contra esta realidad.

La dignidad es el valor que toda persona posee, de manera inherente y como derecho fundamental dentro de la sociedad. No depende de ninguna circunstancia o condicionamiento, por lo que debe ser respetada al margen de las diferencias étnicas, de género o clase social.

La Dignidad se traduce en los Derechos Humanos que tiene toda persona a la identidad, a un trabajo respetable, a una vivienda adecuada, a una educación efectiva, así como a ser tratado de una buena manera, tanto por sus semejantes como por las distintas instituciones de la sociedad.

Igualmente, la Dignidad viene a ser un valor humano, que hace que la persona sea consciente del valor que tiene como sujeto, dentro de una sociedad, haciéndose respetar como tal, al tiempo en que también entiende que sus pares cuentan con los mismos derechos y valor, por lo que también deben ser tratados dignamente.

Con respecto a la importancia de  la Dignidad como valor humano, dentro de una sociedad, algunas disciplinas como la Psicología han establecido que éste es uno de los valores básicos de la convivencia, pues la Dignidad es la noción que le indica a una persona el buen trato que debe darle a otra, por lo que se encuentra también estrechamente ligada a otros valores como el Respeto, la Tolerancia, la Equidad, la Justicia, la Prudencia, entre otros que hacen que las relaciones interpersonales se lleven a cabo desde la empatía.

La Psicología indica que el momento adecuado y la forma de inculcar la Dignidad como valor humano en una persona,  debe ser sembrado y estimulado desde las primeras etapas de la infancia, a fin de formar niños y adultos conscientes de sus Derechos y Deberes, como miembros activos de la sociedad a la que pertenecen, a fin de que aprendan a convivir con otros desde el Respeto, la Empatía y la Valoración.

No sobra plantear la obligada inquietud. ¿ Cómo estamos en Colombia en el respeto a la Dignidad Humana?