23 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“La noche de las ideas”, un encuentro creativo en torno al cuerpo

4 de febrero de 2020
4 de febrero de 2020
Imagen Unimedios

Para la tercera edición de este evento mundial, las 9 sedes de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y toda su comunidad académica estarán presentes con exposiciones de fotografía, cine y performance que buscan generar en los asistentes meditaciones en torno al cuerpo y la memoria.

Con este encuentro, organizado por el Instituto Francés en el mundo y en Colombia por la Embajada de Francia junto a la UNAL, se espera seguir fortaleciendo espacios para descubrir la actualidad de las distintas áreas del conocimiento y escuchar a las personas que hacen avanzar las ideas en todos los ámbitos, además de hablar sobre los grandes desafíos de nuestra época.

La temática para la presente edición es “Ser/estar vivo”, elegida para abordar los equilibrios ecológicos y la relación del ser humano con el mundo, y analizar cómo debemos actuar siendo seres vivos, comprometernos y dotar de sentido a nuestros actos y nuestra existencia.

La primera parte del evento se desarrolló en el Claustro de San Agustín, donde los estudiantes de pregrado del Departamento de Sociología de la UNAL tuvieron un recorrido guiado por las exposiciones “El testigo. Memorias del conflicto armado colombiano en el lente y la voz”, de Jesús Abad Colorado, y “Colapso. Máquina de representación”, de Joan Morey.

El primero es un recorrido fotográfico con testimonios del fotoperiodista colombiano que a través de 30 años de cubrimiento del conflicto armado en el país le da voz a las víctimas que la historia oficial no solía contar.

“Recoge el trabajo de un gran periodista que por su ética y rigor muestra los testimonios desde el afecto, con la visión humana de las víctimas, para hacerlas visibles”, destacó María Belén Ibarra, directora de Patrimonio Cultural de la UNAL y curadora de la exposición.

Agregó que “este tipo de exposiciones invitan a cepillar la historia contra el grano, en palabras de Walter Benjamin, y desactivar los aparatos de fabricación de violencia y odio, para invitar a reconciliarnos, a trabajar por la reconstrucción del territorio, hacer empatía con las personas y con la naturaleza que los actores de la guerra han asesinado y humillado”.

La segunda parte es una serie de cinco performances desarrollados por el artista español Morey entre 2007 y 2017 que por primera vez se encuentran exhibidos en el país, y que mediante videos, instalaciones y obras sonoras y gráficas exploran la intersección entre teatro, cine, filosofía, sexualidad y subjetividad con el cuerpo como único eje central que puede hacer colapsar el poder.

Al respecto, el profesor Fabián Sanabria, de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNAL Sede Bogotá, comentó que “al ligar las dos exposiciones se muestra el horror del conflicto y se invita a ver que en Colombia hace falta conciencia sobre cómo en el país –siendo un cuerpo social que ha padecido, que ha sido fracturado y torturado, y no se trata de regodearnos en ello– podemos encontrar haces de luz para salir del horror y conjurarlo al transformar topofobias –es decir, lugares de miedo o trauma– en topofilias por lugares de alegría, reconciliación, serenidad y paz”.

“Morey nos dice con sus performances cómo lo que puede un cuerpo es lo único que nos saca del horror de su negación, y ese horror es el cuerpo estandarizado, exotizado, que se muestra y llega a ser torturado casi mutilado y, haciéndolo sangrar, mostrando el erotismo que hay y cómo colapsa ese sadomasoquismo totalitario de la violencia totalitaria ante la necesidad de un cuerpo que se muestra desnudo y que después de haber sido horrorizado, dice aquí estoy y usted no me puede torturar más… sería un poco lo que ocurre con las víctimas de la violencia”, subraya el docente.

Para finalizar la jornada, en la Facultad de Ingeniería Julio Garavito, de la UNAL, la comunidad académica disfrutó de una proyección de cortometrajes experimentales y una instalación sonora a partir de investigaciones sobre sonidos registrados en el bosque seco tropical en la zona norte colombiana y el bosque húmedo de Antioquia, con el fin de analizar la biodiversidad usando la ecoacústica.

Con información de la Agencia de Noticias UN -Unimedios