4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Católica: oferta para la sociedad!

16 de febrero de 2020
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
16 de febrero de 2020

La Universidad Católica de Pereira, es un milagro.

45 años anclada como una oferta para la sociedad: más de 10.600 egresados; en aulas, 2500 estudiantes, 11 pregrados, 200 profesores, 7 grupos de investigación, un doctorado en Desarrollo Humano, 7 grupos de investigación.

Ahora, la historia tiene un grupo de personas que con amor le colocaron la impronta vía Corporación para el Progreso Social – COPESA- donde sobresale uno de sus directivos actuales: Bernardo Gil Jaramillo. Tan ligado a la ciudad como ese claustro.

Después: Fundación Autónoma Popular del Risaralda. La Universidad Católica Popular  cuyo vuelo el 14 de febrero de 1975, le permitió el arranque  con su  Administración de Empresas y Economía Industrial.

En 1979, en la sede de la calle 20 Número 3 -65 y en 1986 en la sede que hoy es sol naciente.

Ese periplo, esa historia,  surgió en el Seminario Menor de la Circunvalar y en el colegio Oficial Femenino.

En medio de una feroz competencia, del auge de aulas como plataformas – negocio que hacen desplazamiento de una educación integral.

Mucho podrá decirse hoy de la educación como desarrollo de la sociedad.

En labios de su rector, el Padre Behitman Alberto Céspedes De Los Ríos, educación como rivalidad salvaje, desleal, despiadada haciendo de la educación un negocio mercantilista. El mercado que se respira y se siente en los golpes económicos por los que luchan con tenacidad.

Con cicatrices y llagas como identidad de ese enorme periplo en los que ha crecido. La Universidad Católica, palpita con Risaralda mismo. Con el esfuerzo y las emociones de Pereira, su capital, que ha visto el desarrollo propio y sus inequidades. Sus desigualdades.

Reconocimiento especial a la Diócesis de Pereira, como un reto formador del ser humano. Un milagro. Una oferta para la sociedad misma y el asombro de 45 años haciendo historia en grande.

Leyeron a la ciudad, sus ambiciones, deseos, sus vocaciones y los circuitos culturales y  su humanismo anclado a su filosofía.