26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Burbuja

13 de febrero de 2020
Por Juan Alvaro Montoya
Por Juan Alvaro Montoya
13 de febrero de 2020

Los eventos que ocurren en los Estados Unidos tienen repercusiones en todo el orbe. La seguridad, los conflictos, su política monetaria y con mayor razón su sistema electoral, influye de manera decisiva en la vida de cada habitante de este planeta. Nos agrade o no, el mundo entero gira en torno suyo.

Ad portas de la (re) elección del presidente de los Estados Unidos y después del fallido juicio de destitución contra Donald Trump, el panorama electoral se ha despejado excepcionalmente para el magnate. Sin oponentes fuertes y después de un controvertido periodo al frente de la primera potencia mundial, el mandatario no ha dudado en calificar su gobierno como el más exitoso del último medio siglo de la nación. En efecto, durante el discurso del estado de la unión expuso los argumentos que lo exponen como el cuatrienio de mayor crecimiento económico en la historia reciente del coloso y se presentó como un mártir después de haber sufrido, según él, un juicio injusto.

Sin embargo, las cifras que se exponen como números récord podrían ser el preludio de una burbuja creada por especuladores que se benefician de los buenos resultados de las empresas que se transan en bolsa. Desde la asunción de Donald Trump como 45º presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 2017, la economía norteamericana ha crecido a un ritmo promedio de 2.3% anual incrementando su PIB en casi 2.2 trillones de dólares para aumentar su nivel productivo en valores nominales récord cercanos al 10% en relación con el año 2016. En otros términos, de acuerdo con los indicadores macroeconómicos, la economía estadounidense hoy vale un 10% más que cuando Trump asumió el poder. En contraste, el índice industrial Dow Jones que lista las 30 compañías más grandes que cotizan en el mercado bursátil de los Estados Unidos, ha adicionado su valor en un 80.83%, y el índice Standard and Poor’s 500 (S&P 500) que agrupa las 500 mayores organizaciones del mercado norteamericano ha crecido un 74.51%. Los beneficios son buenos, pero no para tanto.

Llama la atención durante el mismo periodo, el incremento en las acciones de empresas de consumo como Alibaba (208.67%) o Amazon (260.64%); de servicios informáticos como Microsoft (252.73%), Google (102.57%), o Apple (2015.14%); del sector minero energético como Ecopetrol (211.35%) o Petrobras (389.11%), doblen y en eventualmente tripliquen los ya elevados índices. Esta diferencia surge de una palabra simple con consecuencias complejas: expectativas. En efecto, los inversionistas de riesgo crean, elevan y en ocasiones reducen sus expectativas sobre determinados activos debido a su comportamiento y las condiciones generales que los rodean. Sobre tales circunstancias se genera un proceso especulativo dirigido naturalmente a acrecentar el precio de dichos activos para luego liquidarlos consolidando una utilidad considerable. Este proceso no tendría nada de extraño en un entorno estable con un crecimiento consistente. Empero los números reflejan algo totalmente diferente pues observamos activos que han subido mucho más del 200% frente a una economía que solo ha aumentado sus números en un 10%.  Entre uno y otro existe una amplia diferencia que es netamente especulativa.

La situación actual permite recordar la burbuja de las llamadas empresas “punto com”, sucedida en los inicios del año 2000. En aquel entonces, los inversionistas de riesgo amasaron grandes fortunas especulando con el valor de las compañías ligadas a internet. Posteriormente, el 10 de marzo de aquel año, inició el proceso masivo de venta de estas acciones generando un efecto en cascada que hundió la economía norteamericana por 3 años conllevando la destrucción de cerca del 75% del valor de esas mismas compañías.

A la fecha la fiesta continúa y aunque Colombia se ha visto preparada en las crisis de crecimiento latinoamericano, su tasa de cambio no resistirá el estallido de una burbuja en Wall Street que podría elevar el dólar a niveles nunca vistos en nuestro país. Solo resta preguntar si nuestro gobierno se ha preparado para un segundo periodo de Trump y una política de especulación agresiva que puede colapsar en cualquier momento.

E-mail: [email protected]