26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aida. La Mujer de Maduro

*Andreas Mariano Althoff Ospina. Líder Social de la Alianza Azul. Profesional en Historia y Geografía de la Universidad de Bonn, Alemania. Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda.
11 de febrero de 2020
Por Andreas Althoff OSPINA (*)
Por Andreas Althoff OSPINA (*)
*Andreas Mariano Althoff Ospina. Líder Social de la Alianza Azul. Profesional en Historia y Geografía de la Universidad de Bonn, Alemania. Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda.
11 de febrero de 2020

Parte I: El Show Chavista 

Aida Merlano no es la primera dama de Venezuela y tampoco ocupa cargos importantes en ese país. Está presa, pero a pesar de eso se trata de la mujer más importante que tiene Nicolás Maduro en el ajedrez (geo)político en contra del gobierno colombiano de Iván Duque.

En la historia de las relaciones bilaterales probablemente nunca se vio un caso similar… Una senadora condenada en su país de origen (Colombia) por actos de corrupción, anda fugitiva y es capturada en el exterior (Venezuela). Ahora lo especial del caso es que el gobierno del país de origen de la senadora no reconoce la legitimidad del gobierno que supuestamente gestionó la captura de la fugitiva. Lo que significa que el uno gobierno no puede pedir formalmente la extradición de su ciudadana capturada al otro gobierno porque no hay relaciones diplomáticas entre ambos. Pidiendo la extradición se reconocería automáticamente la legitimidad del gobierno “enemigo”.

Nicolás Maduro es un payaso para la gran mayoría de colombianos y venezolanos. Un dictador conocido por comentarios absurdos, bailes de salsa, o manejo ridículo de lenguaje inclusivo. Pero detrás de la apariencia superficial hay un astuto estratega político que actualmente encabeza el gobierno probablemente más estable de América Latina y quien hasta ahora ha sobrevivido varios momentos de alta tensión interna y externa. Salió fortalecido de cada una de las crisis y hoy parece que el fin de su tiranía no está cerca de llegar. Lamentablemente.

El gobierno de Maduro sabe muy bien cómo poner en escena a su reclusa VIP. Hasta tal punto que ella ya no parece ser reclusa, sino más bien refugiada política que huyó del presidente Iván Duque quien según ella tuvo la intención de asesinarla. Con razón varios analistas políticos han indicado que todo parecía hacer parte de un guion bien elaborado por la dictadura venezolana.

Las declaraciones que Aida Merlano hizo en audiencia especial ante un tribunal en Caracas la semana pasada tenían el objetivo de generar un show mediático en el cual la reclusa parecía como víctima de un complot hecho por las élites políticas de Colombia.

Vestida en los colores del ELN, rojo y negro, la ex senadora dio sus declaraciones que tenían más en común con un discurso pseudo-revolucionario en retórica chavista. Hablaba de los “políticos tradicionales de derecha” en Colombia, de los cuales hace muy poco tiempo ella misma hacía parte integral. Fue consciente de que los nombres que mencionaba como autores del “montaje” en su contra generan odio y rechazo en la izquierda colombiana: Char, Gerlein, Vargas Lleras, Humberto Martínez, Sarmiento Angulo o Uribe Vélez.

Se ha dicho que Maduro tiene un “as en la manga” con Aida Merlano – y eso es cierto. No solo por las supuestas pruebas que ella pueda tener y que según sus palabras acaban con media clase política colombiana y con todo el Partido Conservador, sino también existe otra razón que hace de Aida Merlano la mujer más importante para Maduro en su pelea contra el gobierno colombiano.

Para continuar…