26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta La gasolina oficial emborracha muy fácil y marea a los «altos» funcionarios

5 de enero de 2020
5 de enero de 2020

Ya se comienzan a diluir los ecos y las inquietudes en la capital de Caldas y en los municipios, relacionados con las posesiones del Gobernador, el Alcalde de Manizales, las primeras autoridades de la provincia y sus respectivos gabinetes. La gabinetología ha sido un deporte tradicional en Colombia a todos los niveles.  En los municipios pequeños, porque ser funcionario oficial soluciona por un tiempo el problema del empleo y en las capitales porque el equipo automotor oficial, que es bastante prolífico, se ve con relucientes nuevas caras, de secretarios, subsecretarios y jefes de departamento, que muy tiesos y muy majos se estiran en el asiento de atrás de los vehículos y miran con orgullo e indiferencia a quienes no alcanzaron los favores del príncipe. Como se decía antes, se ven caras nuevas en los carros oficiales. Que incluyen el respectivo conductor, y, como no, la gasolina oficial, que emborracha muy fácil, y que marea a los «altos» funcionarios, a muchos de los cuales les produce levitaciones. Se ponen por encima de los demás ciudadanos, a quienes les cierran las puertas de sus despachos o los reciben con afán y por salir del paso, sin tener en cuenta que no hay nada más efímero que la burocracia. No todos desde luego. Hay profesionales que abandonan sus bufetes exitosos para prestar servicios al Estado y con facilidad vuelven al anonimato. Pero no faltan los que creen que cogieron el cielo con las manos y no resisten las alturas. Se vuelven empleómanos y repiten secretarías y oficios, merced al patrocinio de sus jefes políticos, que los manejan como fichas, o se contentan con poner a sonar sus nombres, cuando hay cambios de gobernantes. De todo hay en la viña del Señor.

Al gobernador se le fue la mano en ratificar varios funcionarios que acompañaron a Guido Echeverri

Estas reflexiones las oímos en una larga tarde de tertulia política en La Suiza del Cable, donde sus participantes creen que saben dónde ponen las garzas, pero que por lo regular se equivocan de cabo a rabo. Por ejemplo reconocen que se pifiaron en cuanto a los nombres de los integrantes de los equipos que van a acompañar al Gobernador de Caldas y al Alcalde de Manizales. Con los primeros, porque consideran que al Gobernador, Arquitecto Luis Carlos  Velásquez Cardona, se le fue la mano en ratificar varios funcionarios que acompañaron a Guido Echeverri en su gobierno. Nos haríamos muy extensos si les contáramos de aciertos y fallas de los que permanecen en sus cargos, pero por el momento les contamos, que les tienen sus guardados. Y que con esas ratificaciones, lo que ha hecho el Arquitecto, es mandar un claro mensaje de continuismo. Todavía está muy temprano para poner en blanco y negro la administración del Dr. Guido, que para algunos, ni tanto que queme el santo pero tampoco que no lo alumbre. Guido, detrás del telón, con nadadito de perro, de perro viejo, y Mauricio Lizcano desde el exterior, sin que dejara ver sus hilos,  como en el mejor teatro de sombras chinescas, llevaron en hombros al Palacio Amarillo, al sonreído Luis Carlos Velásquez. Velásquez fue a Boston a hablar con Lizcano y se derrama en prosa cada vez que menciona a Guido. ¿Suspicacia de los de La Suiza?. ¡Nóóó!. Miren su gabinete. Cundido de guidistas y lizcanistas. Lo que está muy bien. Hay que ser agradecido. Y hay que gobernar con quienes lo eligieron a uno. Esos doscientos mil y más votos de Velásquez, tienen dueños conocidos.

Giraldo Hurtado se quedó con un palmo de narices

Los que están salidos de los calzones y comienzan a rajar de lo lindo del Gobernador, son los amigos del ex parlamentario y ex diplomático Luis Guillermo Giraldo Hurtado, quien se quedó con un palmo de narices después de su reaparición en la política caldense. Esperaban reconocimiento por parte del Gobernador Luis Carlos Velásquez, al menos con una Secretaría , pero ni siquiera mereció Luis Guillermo mención de agradecimiento en los discursos de Velásquez , por su aterrizaje en su campaña después de varios saltos mortales. Recordemos que Giraldo Hurtado comenzó como precandidato del Centro Democrático a la Gobernación, pensó luego en inscribirse por firmas, se inscribió al fin con el aval del partido de las negritudes y de los santistas y renunció luego su candidatura a favor de Luis Carlos Velásquez. Esto último, dicen los de la lengua brava, a instancias de Guido Echeverri, quien tanto tiene que agradecerle a Giraldo Hurtado en su exitosa carrera política. Pues bien. Ni Velásquez ni Guido se acordaron de Giraldo en la repartición del poder . Quien sabe que opinará el Doctor Luis Guillermo, quien, a propósito, se recupera exitósamente de sus dolencias de salud en la capital del país y a quien desde aquí le enviamos nuestro saludos y los votos por su plena recuperación.

Dos clases de posesiones

Se puso de moda en Colombia que los funcionarios electos hagan dos clases de posesiones: una simbólica y otra legal. Mucha imaginación en las simbólicas. Con el pretexto de que en esas tierras donde se pretende construir el Aeropuerto del Café, en Palestina, vivió su señora madre, el Gobernador Velásquez, y no por tratarse de la controvertida y aún oscura empresa aeroportuaria, realizó su fiesta inaugural. Y el segundo más joven Alcalde del país -el primero es el alcalde de un ignoto municipio costeño, 18 años, cuyo nombre se nos ha olvidado- Carlos Mario Marín y el más joven en la historia de Manizales, 28 años cumplidos, hizo su aparición simbólica en las puertas de la Universidad Autónoma, de donde es egresado. Con un discurso muy de su estilo, como de predicador evangélico, dijeron en La Suiza, presentó su gabinete, que fue escogido después de exigentes exámenes sicotécnicos y académicos, de acuerdo con los comunicados de prensa. Aquí si que quedaron patidifusos los de La Suiza. No supieron identificar políticamente a ninguno de los agraciados. Pero recalcaron que detrás de bambalinas el hombre fuerte, el que quita y pone, es Jorge Arturo Espejo Rivas, del Partido Verde, muy cercano a la alcaldesa de Bogotá y primo hermano del Gerente de la Licorera de Caldas. Llegaron los Rivas otra vez al poder y Don Roberto, ex alcalde de Manizales, recientemente fallecido, fue recordado en la mesa. Gabinete de amplias mayorías femeninas, con transgénero incluida, es el de Carlos Mario. Expresaron los contertulios que ojalá le consigan a Carlos Mario un buen asesor de imagen, que le evite sus desbordamientos verbales, que lo hacen posar de ególatra y adánico «estadista». Bien podría ser el pereirano Hernán Roberto Meneses, a quien nombró como su Secretario de Planeación y de quien se dice que con Jorge Arturo Espejo, va a ser el poder detrás del trono.

Pánico y caos en la Territorial de Salud

La aplanadora llegó con su paso arrasante a la Dirección Territorial de Salud. Todo parece indicar que la directora, Jimena Aristizábal López, tiene en su poder una «podadora» que no dejará títere con cabeza. Una fuente autorizada informó que la nueva directora llegó destituyendo y pidiendo renuncias masivas sin ninguna consideración a técnicos y empleados con muchos años de estar vinculados a la entidad, incluso hasta con 20 años de servicio para acomodarle las fichas a su jefe político, el representante a la Cámara José Luis Correa. Poco le importa que la entidad haya sido catalogada como la mejor secretaria de salud del país como lo certificó él Ministerio salud. Esta actitud contrasta con lo que predicó el gobernador Luis Carlos Velásquez en su campaña en el sentido de que será política en su gobierno buscar la estabilidad y seguridad de los empleados al servicio de la administración departamental.