27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cuál empresaria

6 de enero de 2020
Por Alberto Zuluaga Trujillo
Por Alberto Zuluaga Trujillo
6 de enero de 2020

Ya, cómodamente instalados en el 2020, sin darnos cuenta han transcurridos cinco días estrenando Gobernador y alcaldes que, como lo dijéramos en la columna pasada, esperamos respondan a las expectativas creadas en torno a lo prometido en campaña. Conocidos los nombres de quiénes acompañarán al Gobernador y al Alcalde en las distintas Secretarías de Despacho, solo atinamos a decir que el resultado en tan importantes cargos no irá más allá de lo que el mandatario del Departamento y de la capital tracen como políticas a alcanzar en cada una de estas, pues los secretarios no son más que fieles intérpretes de las políticas impartidas. De ahí que nos llame la atención el nombramiento de la doctora Adriana López Giraldo como secretaria de Desarrollo Económico y Competitividad del Departamento después de haber encarnado la justa aspiración de un importante grupo de ciudadanos que creímos que con su nombre alcanzaríamos la alcaldía de Pereira. Perdido este intento pensamos que se reservaría para una próxima campaña, manteniendo una discreta observancia del acontecer administrativo de la capital con miras a enriquecer su acervo de conocimientos que la posicionaran en lugar de preeminencia dentro del nuevo mapa electoral. Pero no. Su decisión fue la de hacer parte del gabinete del Gobernador Tamayo, dándonos la sensación de acomodo muy distante desde luego a la imagen vendida a lo largo de su campaña de ser una mujer independiente, ajena al ajetreo politiquero que tanto daño le ha causado a nuestra región, mostrándose como una empresaria dispuesta a sacrificar la tranquilidad personal y familiar en aras de una Pereira nueva a la que le señaló un norte colmado de grandes expectativas. Se nos dirá entonces que el cargo aceptado será un aprendizaje para encarar con firmeza el día de mañana una nueva  candidatura, lo cual nada tiene que ver, pues son dos entidades distintas y el conocimiento adquirido poco o nada le servirá en el eventual desempeño del primer cargo del municipio. El aprendizaje fue el nuestro al descubrir lo fácil que nos enredan. Pero más aún. Con su nombramiento, queda en evidencia la profunda división al interior del Centro Democrático quien, teniendo a Eduardo Cardona Mora como su candidato, a espaldas de su electorado, un destacado grupo trabajó con la candidatura de Tamayo que hoy cobra su premio con Adriana López Giraldo. El haberse prestado para ese juego sucio dentro de su propio partido es una actitud que contradice abiertamente el afán de cerrar las puertas a estas inveteradas prácticas politiqueras, sellando una oculta componenda para continuar en las mismas. Es la simple lectura que hacemos de un nombramiento que no tiene otra explicación distinta, así no se haya posesionado. Bueno sería entonces que un hombre de la solvencia moral del doctor Cardona Mora se manifestara sobre este hecho en particular, pues si bien su candidatura no gozó del respaldo unánime de su partido, el propio doctor Uribe como jefe natural de esa colectividad lo respaldó hasta el final. No podemos continuar apoyando candidatos que a la luz del día se nos muestran de una forma y en la noche de otra. Exigimos claridad.

[email protected]