27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Brasil puede apurar extradición de feminicida colombiano buscado hace 26 años

30 de enero de 2020
30 de enero de 2020

Carlos A. Moreno

Imagen referencial tomada de Las Heras

Río de Janeiro, 30 ene (EFE).- El colombiano Jaime Saade Cormane, condenado por la violación y el asesinato de una joven en su país y que estaba prófugo desde hacía 26 años, puede ser extraditado a Colombia antes de cumplir su pena en Brasil, en caso de que la Justicia lo considere más conveniente, informaron fuentes oficiales.

«La regla es que, como cometió un delito en Brasil, tiene que cumplir la pena en Brasil antes de ser extraditado, pero, por tratarse de un caso muy sensible, la Corte Suprema puede autorizar su extradición antes», dijo a Efe este jueves el comisario regional de investigaciones de la Policía Federal en Minas Gerais, Renato Matsen, responsable por la captura del prófugo el pasado martes.

El comisario explicó que Saade será procesado penalmente en Brasil por haber usado una identidad falsa durante todo el tiempo en que estuvo en el país y puede ser condenado a una pena de hasta 5 años, que tendría que cumplir en una cárcel brasileña antes de ser extraditado.

«Pero el Supremo Tribunal Federal puede entender que es más conveniente su extradición a Colombia, en donde está condenado a 27 años de prisión por un crimen grave, a que cumpla una pena corta en Brasil por un delito sin gravedad y por el que podrían ofrecerle beneficios o hasta ser condenado a cumplir servicios sociales», explicó.

«Se trata de un caso sensible y todo va a depender de lo que decida la Corte Suprema, de lo que pida el Gobierno colombiano en su petición de extradición y de que Colombia se comprometa a que también cumplirá en ese país la pena que se le impuso en Brasil», agregó.

FEMINICIDIO Y FUGA

Saade, de 57 años, fue condenado por la violación y el asesinato de Nancy Mariana Mestre, una bachiller de 18 años que recibió un balazo en la cabeza el 1 de enero de 1994 tras participar en una fiesta en la residencia de la familia del homicida, en un crimen que causó conmoción en la ciudad colombiana de Barranquilla.

El feminicida, que también violó presuntamente a la víctima, huyó y, gracias a una identidad falsa, se estableció un año después en la ciudad brasileña de Belo Horizonde, donde formó una familia, pero la Justicia colombiana lo condenó en ausencia a 27 años de prisión.

Su larga fuga terminó el pasado martes cuando la Policía Federal, en una operación en colaboración con la Interpol de los dos países, lo arrestó en Belo Horizonte, la capital del estado brasileño de Minas Gerais (sudeste).

«Sabíamos desde hacía varias semanas que vivía en Belo Horizonte pero solo pudimos arrestarlo luego de que confirmamos su identidad con las huellas digitales y de que el Supremo ordenara su detención con fines de extradición», dijo Matsen.

El comisario afirmó que a mediados de 2018 todas las regionales de la Policía Federal recibieron una notificación sobre la posible presencia de Saade en Brasil y que un juez colombiano lo había pedido en extradición.

Según la Policía Federal, Saade, que estaba en la lista roja de personas buscadas por Interpol, ingresó en 1995 a Brasil, en donde adquirió documentos falsos para poder establecerse en Belo Horizonte con una familia nueva e hijos brasileños.

«Finalmente localizamos a un hombre que sospechábamos que podía ser el prófugo pero tuvimos que confirmar su identidad con el cotejo de las huellas digitales sin que se diera cuenta», afirmó.

«En diciembre pasado tuvimos la seguridad con el cotejo y entonces la Interpol le pidió a la Corte Suprema que ordenara el arresto. Tuvimos que esperar casi un mes para poder detenerlo», afirmó.

CAPTURA SIN RESISTENCIA

Matsen relató que Saade no se resistió al arresto ni negó su identidad, pero que la operación tuvo que ser hecha con algunos cuidados debido a los problemas de salud del colombiano, que no especificó.

«Ni se resistió ni negó nada. Tan solo manifestó su sorpresa de que lo hubieran encontrado después de tanto tiempo», dijo.

Sobre la vida clandestina del colombiano en Brasil, el comisario tan solo reveló que en su identidad se identificaba con el nombre de «Henrique» y que vivía de una pequeña empresa que comandaba junto con su esposa.

«No sé decir si sus familiares en Brasil sabían de su pasado en Colombia», admitió.

Por ahora tendrá que esperar en la penitenciaría Nelson Hungría de Belo Horizonte la respuesta de la Corte Suprema a la petición de extradición de Colombia, en donde su condena prescribiría si no hubiese sido capturado antes de julio de 2023. EFE