20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Siguió temblando en el país: 32 réplicas siguieron a los dos sismos de este martes

25 de diciembre de 2019
25 de diciembre de 2019

Una cascada de répicas inferiores se ha reportado en el país tras los dos sismos de magnitud 6,2 y 5,7 en la escala de Richter que se sintieron con fuerza este martes en varias regiones de Colombia, cuando el país se preparaba para celebrar la Navidad.

El último evento de este tipo registrado en la región Centro-Sur-Occidental de Colombia, ocurrió el 8 de febrero de 1995, dejando un trágico balance de víctimas mortales, según el profesor Jorge Hernán Valencia Álvarez.

El periodo de recurrencia estadística del sismo es de 21 años, y ya corren casi 25 sin que se repita el episodio, motivo por el cual debemos estar preparados para el retorno del peligroso terremoto cíclico de subducción del Sur Occidente colombiano, ojalá con la ayuda estatal del nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, anotó Valencia.

«Luego de hacer una amplia revisión de las señales digitalizadas acopiadas por el software de captura RGF, el ORVVE no registro actividad precursora de radio, ni réplicas de radio posteriores a los sismos de hoy, en vista de la gran distancia a que se encuentran instalados los equipos de monitoreo RGF, respecto a la zona epicentral del Departamento del Meta, cuyo evento principal fue un M6.2», detalló Valencia.

El pronóstico radiosismológico-hectométrico requiere de equipos ubicados en la zona epicentral o en sus proximidades, para poder detectar la cascada de eventos de radio que permite localizar la zona epicentral de un terremoto. El modelo de pronostico formulado por el ORVVE aplica para seísmos que bordeen una magnitud M6.4, o superior en su foco hipocentral, con una profundidad próxima a los 60 Km, lo que corresponde a la zona de subducción de las placas Nazca y Suramérica (Jorge Hernán Valencia).

Los sismos del 24 de diciembre

Bogotá, 25 dic (EFE).- Dos sismos de magnitud 6,2 y 5,7 en la escala de Richter se sintieron con fuerza este martes en varias regiones de Colombia, cuando el país se preparaba para celebrar la Navidad, sin que por el momento las autoridades hayan informado de víctimas o daños, según el Servicio Geológico Colombiano (SGC).

El organismo señaló que el primer temblor ocurrió a las 14.03 hora local (19.03 GMT), tuvo una profundidad superficial (menor a 30 kilómetros) y su epicentro fue en el municipio de Mesetas, en el departamento del Meta (centro).

El segundo sucedió 16 minutos después en la misma región en un punto localizado a 20 kilómetros de Mesetas con una profundidad superficial también.

Por su parte, el Servicio Geológico de Estados Unidos informó de que los temblores se produjeron a una profundidad de solo 10 kilómetros.

Los sismos se sintieron en el centro y sur de Colombia, con especial intensidad en Bogotá, el Eje Cafetero y el Tolima, así como en el Valle del Cauca (suroeste) y en Antioquia (noroeste).

En barrios de Bogotá y otras ciudades sonaron las sirenas de emergencia y miles de personas evacuaron casas y edificios.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) dijo que hizo un «barrido» con todas las instituciones que hacen parte del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD) y «no se registran afectaciones al momento».

En ese sentido, los cuerpos de bomberos de Bogotá y Cali, la capital departamental del Valle del Cauca, afirmaron que no han recibido llamadas de socorro por los sismos.

A raíz de los sismos, la Vía al Llano, que une a Bogotá con la ciudad de Villavicencio, capital del Meta, y puerta de entrada a una de las despensas agrícolas y ganaderas más importantes del país, fue cerrada por unos minutos ya que en la zona son habituales los derrumbes sobre la carretera.

No obstante, la Concesionaria Vial Andina (Coviandina), encargada de la carretera, aseguró a las 14.38 hora local (19.38 GMT) que se inició el paso alternado de vehículos en el kilómetro 58, el más afectado por los derrumbes, luego de que «las autoridades verificaran las condiciones de seguridad» y a la espera de que no haya más réplicas.

Esa carretera fue cerrada el 14 de junio y permaneció así tres meses por los constantes desprendimientos de tierra y rocas que interrumpieron el paso en el kilómetro 58, a la altura de la localidad de Guayabetal, en el departamento de Cundinamarca, del que Bogotá es la capital, donde la calzada desapareció bajo los derrumbes.

De igual forma el TransMiCable, un teleférico que conecta los puntos más altos del popular barrio bogotano de Ciudad Bolívar, fue evacuado por temor a nuevas réplicas y por «seguridad de los usuarios y operadores».

La Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil) señaló que tras realizar inspecciones en pistas, torres e infraestructura general después del sismo, todos los aeropuertos del país funcionan con normalidad. EFE