4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Síndrome de oftalmoplejía dolorosa es diferente al de Tolosa-Hunt

26 de diciembre de 2019
26 de diciembre de 2019

Después de analizar tres casos clínicos puntuales, médico residente de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) logró diferenciar la sintomatología propia del síndrome de oftalmoplejía dolorosa de aquella del Tolosa-Hunt, el cual es frecuentemente diagnosticado.

Esta investigación, adelantada por el doctor Rubén Darío Arenas, ocupó el primer lugar en el XVII Congreso Colombiano de Residentes de Neurología 2019.

El síndrome de oftalmoplejía dolorosa es un trastorno neurológico que refiere un cuadro clínico de dolor de cabeza constante en una o varias partes, o alrededor de un ojo, con parálisis del movimiento ocular. Una de las causas más frecuentemente diagnosticadas es el síndrome de Tolosa-Hunt, que se caracteriza por la inflamación del seno cavernoso –un gran grupo de venas del endocráneo–, que no tiene una causa clara y no es de origen infeccioso.

Al respecto, el doctor Arenas resalta que “la idea de la investigación surgió de tres pacientes que llegaron al Hospital Universitario Nacional (HUN) en un periodo de seis meses, con una enfermedad neurológica que comprometía la movilidad de los ojos y se acompañaba de un dolor de cabeza frecuente.

“Descubrimos que esta sintomatología va más allá de Tosola-Hunt, y por eso estos pacientes deben tener un estudio más profundo y ser sometidos a biopsias para descartar enfermedades más graves como tumores, metástasis, infecciones que pueden ser tan graves como la tuberculosis, infecciones por hongos o procesos inflamatorios que tienen un manejo diferente”, subrayó.

En ese sentido, comenta que “el propósito de esta investigación también fue diferenciar todas las causas que no corresponden al síndrome de Tolosa-Hunt, pues al revisar la literatura solo el 15 % o menos de las personas que padecen oftalmoplejía dolorosa tienen un síndrome de Tolosa-Hunt diagnosticado con biopsia, mientras que el 75 % tiene un diagnóstico alternativo”.

Los pacientes –de cualquier edad– con síndrome de oftalmoplejía dolorosa presentan inmovilización de los ojos por la parálisis de uno o más nervios que generan o facilitan la contracción de los músculos; de manera simultánea presentan dolor periorbital, o sea en el ojo o sus alrededores. Con este síndrome también puede disminuir la sensibilidad en la parte superior de la cara, por el compromiso de estos nervios.

Como se registran alrededor de 30 causas que pueden provocar dicho síndrome, el tratamiento se orienta al manejo específico de la causa. En ese 15 % de pacientes diagnosticados con Tolosa-Hunt, el tratamiento más sencillo es la aplicación de medicamentos antiinflamatorios llamados glucocorticoides.

Casos clínicos

Al estudiar los casos clínicos se pudo establecer la sintomatología atípica propia del síndrome de oftalmoplejía dolorosa y descartar el síndrome de Tolosa-Hunt.

El primero de ellos fue el de una mujer joven que no tenía ningún antecedente clínico, quien asistió a consulta porque tenía visión doble acompañada de dolor de cabeza. Se trató con medicamentos glucocorticoides sin una mejoría notoria. Luego se hizo análisis del líquido cefalorraquídeo, que es el que rodea al cerebro, y se encontró que la paciente tenía un linfoma, por lo cual recibió tratamiento oncológico y se descartó el Tolosa-Hunt.

El segundo correspondía a un hombre de 58 años hipertenso, quien también consultó por visión doble y dolor de cabeza. Al diagnosticarlo se encuentra pérdida de sensibilidad de un lado de la cara y parálisis ocular. Después de exámenes y análisis se comprobó que esa sintomatología está asociada con metástasis fruto de un tumor primario en el páncreas o en el sistema biliar, por lo que el paciente recibe tratamiento oncológico.

El tercer caso correspondía a un hombre de 66 años con los mismos síntomas iniciales pero con un aliciente raramente visto en el síndrome de Tosola-Hunt: parálisis de los dos ojos. A través de una biopsia se pudo establecer que su diagnóstico sí era de Tolosa-Hunt, aunque se trataba de un caso atípico de este.

Con información de la Agencia de Noticias de UN -Unimedios