22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La democracia en la calle fue el personaje 2019 en Colombia

30 de diciembre de 2019

 

Por Carlos Villota Santacruz

Bogotá, 31 de diciembre_ RAM_ Los hechos que marcaron la historia en el año 2019 en Colombia cobraron vida con todos los actores de la sociedad en las calles. La irrupción de una generación que, a través de su voz y la cultura, elevaron una solicitud abierta y decidida al Gobierno del presidente Iván Duque, de construir un nuevo modelo desarrollo económico y social. Una petición que no es de derecha ni de izquierda.

Así lo reconocen los líderes de estas dos tendencias Álvaro Uribe y Gustavo Petro, que en  orillas diferentes fueron protagonistas de debates de en el Congreso, alrededor de políticas públicas, el proyecto de reforma tributaria y el análisis de las elecciones del pasado 27 de octubre, que dejó un nuevo mapa político regional en Gobernaciones, Alcaldías, Asambleas, Concejos y Juntas Administradoras Locales.

Las marchas en las calles, con cacerolazo incluido, se abre paso en el año que se iniciará el 1 de enero de 2020 no solo como un nuevo canal de participación ciudadana, consagrado en el artículo 103 de la Constitución, sino como promotor de una nueva concepción de libertad, que se filtra a través de una sociedad que se comunica en red. Que actúan como un equipo. Que construyen. Debaten. Opinan. movilizan y redescubren una nueva vía de expresión individual y colectiva, que se ha concretado en acciones. La última de ellas, en la ciudad de Medellín, como preámbulo a la Navidad del 24 de diciembre.

Desde el análisis de la comunicación política, en calidad de consultor puedo decir con autoridad profesional que un periódico se puede cerrar, una radio se puede silenciar, pero la gente en la calle, es la nueva era de la democracia, que difícilmente podrá ser ignorado por el Estado, los medios de comunicación y la comunidad internacional.

Un hecho que se traduce, que, al cierre del año 2019, hay una ciudadanía con el protagonismo de los jóvenes que tendrán una alta influencia en los meses por venir. Es un debate abierto que incluye a todos. A los que están en política y a los que no. A los partidos, que deben entrar en un proceso de reingeniería, más allá de Convenciones o encuentros a manteles, en prestigiosos hoteles.

Por culpa o no de las nuevas tecnologías: del Facebook, el twitter o instagram, el Gobierno del presidente Iván Duque, abrió la puerta para escuchar a los ciudadanos. Un paso trascendental, para fortalecer la institucionalidad. Es un proceso irreversible, que nos invita a unirnos como colombianos a partir de nuestra historia y valores. La sociedad está cambiando. Es deber del Gobierno acompañar estos cambios. En lo particular, estamos dispuestos a contribuir para que Colombia alcance un mejor mañana, revalorizando la palabra. Será una etapa de ida y vuelta de comunicación, que se enriquecerá desde la experiencia desde las regiones. Con la seguridad de una búsqueda de consensos en torno a una sociedad plural y diversa que necesita mejorar su calidad de vida

@villocol