16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dominio de que o hacia qué?

22 de diciembre de 2019
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
22 de diciembre de 2019

El poder es un elixir y una adicción ya que, quien en él se envuelve, a veces piensa que es , o la última Coca Cola  del desierto, o quizás la mamá de Tarzán, y por ello sueña con ejercerlo a perpetuidad o al menos hasta que se tenga edad y salud para poder experimentarlo en forma normal, aunque en algunos casos conocidos, como los de las monarquías o las dictaduras, equívocamente se asume la durabilidad de por vida y por tanto no conciben, ni siquiera en una mínima expresión, la perspectiva de la sucesión.

De ahí que sea importante traer a colación que el logro más importante no es el dominio que obtienes sobre otros, sino la conquista de si mismo, implicando ello que es posible quizás subyugar a los demás con el poder de las armas, del dinero, o lo laboral, por un determinado tiempo, mas no será factible que esto sea de por vida, puesto que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

De lo anterior se sacará entonces como corolario el que la gran victoria individual podrá alcanzarse cuando logremos conocernos bien y tengamos la disposición de cambiar aquello que nos atormente, todo esto enmarcado en lo que llaman pecados( o mejor defectos) capitales, constituidos en su deficiente expresión por soberbia, envidia, avaricia, ira, pereza, gula y lujuria.