20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Privilegios políticos a la baja”

22 de noviembre de 2019

Diálogo con Mercedes Machuca exconcejal de Madrid

Desmontando el mito del Inmigrante

Por Eleonora Sachs

Pisó por primera vez, y como visita puntual, la alfombra roja de la Asamblea de Madrid hace dos años. Entonces  era  concejala por Agrupación Vecinal Somos Griñón. Y cuando apenas escuchó sus pasos silenciosos, delicados, tímidos por aquellas salas, sintió que estaba en otro mundo e  incluso llegó a pensar que no sería difícil, rodeada de tanta comodidad y esplendor, olvidarse de la realidad de los casi tres millones de personas que en España están padeciendo una pobreza severa. 

Es lo que piensa aún hoy Mercedes Machuca, española (50 años) residente en Griñón, un pueblo de la provincia de Madrid. Le apasiona la jardinería como transformación del paisaje. Realizaba un curso de ello, pero tuvo que dejarlo para aceptar el primer trabajo que le ofrecieron: barrer hojas y quitar hierbas. Cumplió los requisitos para recibir en su día el subsidio de desempleo de 430 Euros para ir sobreviviendo como madre soltera. “Porque es un mito eso de que el Estado sólo favorece a los inmigrantes”, aclara muy sorprendida al ver cómo esa falsa creencia ayudó a captar votos a la ultraderecha. “Ya está bien de responsabilizar a los de fuera y conocer más a fondo la precaria realidad en la que viven millones de españoles. Aún cumpliendo todos los requisitos para esas ayudas hay casos tan desesperados que tienen más prioridad”.

Tras estas últimas  elecciones y contemplando el mapa político tan diverso que ha quedado dibujado en España ella reflexiona y hace propuestas, ilusorias o no las dice muy convencida. Entre ésas, “exigir a los candidatos a Diputados  vivir como mínimo dos meses con un subsidio de paro y es poco tiempo –  lo dice sin titubeos – para darse cuenta de lo que es pasar calamidades”.

Nos citamos en un local que nos devuelve a principios del siglo pasado, cómodas poltronas, mesitas redondas, amplios ventanales con vistas a la Plaza principal de Illescas, silencioso, íntimo, acogedor, y pedimos para entrar en calor un chocolate muy caliente y bien espeso.

En España el chocolate no es el mismo que le ofreció Moctezuma a Hernán Cortés, más líquido, más suelto, más clarito…Aquí se toma espeso y de ahí el origen de la sentencia, las cosas claras y el chocolate espeso.

¿Cómo  ves las cosas ?

– Nada claras.  Estas últimas elecciones en España no se celebraron como la gran “Fiesta de la Democracia”, con euforia, esperanza y con  ilusión. Estas se podrían denominar como las Elecciones del cabreo, del enfado, de la frustración, y también del castigo.

Sus gestos siempre sonrientes, suaves contrastan con su voz grave, contundente.

Mi padre es ferroviario jubilado. Soy la única mujer y cinco hermanos. Mi madre se ganaba la vida en Cádiz cosiendo para una marquesa, pero cuando se casó apenas tuvo tiempo y respiro más que para criarnos. Hace diez años falleció. Mi padre siempre ha sido de Izquierda, tiene 87 años, está tan desilusionado como muchos de su generación. Y sigue confirmando lo que se dijo tras la Guerra Civil, que la Izquierda sólo se entiende,  se une, se arropa cuando ha estado  en las cárceles.

P. Hace unos días Paloma Santamaría, la ujier más antigua del Palacio de Congresos desde la Transición y que recién se ha jubilado, fue entrevistada por Televisión Española. Cuando se le preguntó sobre las acaloradas discusiones en los Plenos, dijo que estos ánimos no correspondían a la realidad de las relaciones que luego había entre todos los diputados. Ellos, dijo, luego salen a tomar café juntos en un tono muy cordial. Preguntamos a Mercedes si toda esa exaltación de sus Señorías durante sus intervenciones en el Congreso, en la Asamblea de Madrid también, es lo que más ha encrespado los ánimos de la sociedad española, dividiéndola, enfrentándola.

R. Sí, podríamos decir que la Política vista desde fuera es un teatro. Y creo que todos sin excepción hemos contribuido al malestar y a a la furia social. Sucede que esas subidas de tono en los Plenos no son fingidas. Una se mete en el papel y siente que la sangre le hierve. Pero luego nos aplacamos. Reconozco, no obstante, que sí nos hemos pasado los políticos. Me lo hizo ver incluso mi hijo Luis de 17 años. Se ha llegado al insulto, a la descalificación sobre todo de una ultra-derecha, la que por supuesto se creció porque nos dedicamos a atacarla sin demostrar de una forma didáctica y pausada sus errores y horrores en su pensamiento, en sus principios, en sus falsas verdades. El error nuestro, haber entrado al trapo con furia, con demasiada pasión, sin mucha reflexión.

P. Y tras los resultados en los que esa ultra-derecha queda como tercera fuerza política, por delante de la Izquierda representada por Unidas Podemos (PSOE 120, PP 89, VOX 52, UP 35 en el panorama nacional, ¿ cómo se califica a ese electorado?. Porque sabemos, según estudios demoscópicos que no todos los votos que se fueron a ese partido son de personas resentidas, xenófobas, racistas. Habrá de todo, ¿no?

R. Primero que todo el trasvase de votos procede de votantes que antes fueron del Partido Popular (PP) y que han querido castigar a su partido por la corrupción que se destapó en él. Y otros por supuesto se interpretan como un voto de castigo a los partidos que no supieron ni quisieron ponerse de acuerdo en las pasadas elecciones, me refiero al Partido Socialista Obrero Español, y a Unidas Podemos. Pero también tengo que decir que el mensaje xenófobo de VOX caló en muchos españoles. Muchas familias están convencidas de que las ayudas del Estado sólo se dan a los inmigrantes. Yo fui concejala por Somos Griñón, que es como la marca blanca de UP (Unidas Podemos). En estos últimos comicios nos presentamos como Podemos Griñón, y le puedo decir que las ayudas, por ejemplo en los pueblos, son tan exiguas que se mira con lupa a los solicitantes. Formamos una Mancomunidad junto con otros cuatro municipios y entre los cinco pueblos había sólo 20 mil euros para ayudas de emergencia social. Ese fue mi caso durante un tiempo.

P.¿Hay Democracia deliberativa en UP?

R.La deliberación es un poco masticada. Es mucho más democrática que en otros partidos, pero no es tan libre ni tan democrática como lo quieren hacer ver los de la cúpula. Lo que sí llega hasta arriba, a los aparatos del partido, son las propuestas.

P.Aparte de su propuesta arriba mencionada no ha pensado en medidas más plausibles que podrían plantearse ahora mismo?

R. Por supuesto. Mire le cuento lo que podría hacerse para empezar por efectuar los recortes en Casa, porque el ejemplo de la austeridad debe comenzar por ahí. Hay un centenar de ex-parlamentarios ya jubilados que cobran los complementos de pensiones que se derogaron en el 2011 pero no de forma retroactiva. Esto supone para las arcas del Estado un millón de euros anuales aproximadamente. Quizá sería el momento de retirar esos complementos dejando a estos ex-parlamentarios con la pensión máxima y destinar este millón  y medio anual para ayudas a pensionistas bajo mínimos. Pero también soy partidaria de que a los parlamentarios actuales se les rebajen tantos privilegios. Vemos que los de provincias  cobran dietas para vivienda en Madrid cuando deben asistir a los Plenos y resulta que algunos de ellos tienen sus propios pisos en la capital. Todos cobran un sueldo promedio que ronda cerca de los tres mil euros que aumenta con dietas y complementos. Todo esto, entre otras cosas, hay que revisarlo.

Mercedes, madre soltera se levanta de madrugada para  barrer las calles, adecentar las aceras y quitar hierbajos en cuclillas. Cuando termina su jornada, regresa a su vieja casa de alquiler por la que hasta hace poco también llovía por dentro. Se considera una persona con suerte porque ha encontrado siempre una luz a través de su túnel existencial.