7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Primer diálogo ciudadano binacional Colombia-Venezuela

14 de noviembre de 2019
14 de noviembre de 2019

 

Dolly Montoya

Por iniciativa de más de 180 organizaciones y personalidades de Colombia y Venezuela se estableció el Primer Diálogo Binacional, cuyo propósito es generar un esfuerzo de diplomacia ciudadana para encontrar una solución pacífica y democrática a la crisis que afronta el vecino país.

“El liderazgo colectivo es lo que hace que las sociedades puedan avanzar. Cuando se piensa en conjunto se es parte de una trilogía: cada uno llega al diálogo desde posiciones diferentes, luego escuchamos las posiciones diversas para así llegar a una construcción colectiva en la que ya no importa lo mío o lo tuyo sino lo nuestro”, afirmó la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), para quien este evento siembra una semilla que va a dar frutos a corto plazo porque permite llevar la paz a los territorios y demostrar que la hermandad colombo-venezolana es una cuestión histórica que se debe seguir manteniendo.

Para la Rectora, la diplomacia ciudadana se establece haciendo seguimiento a la crisis venezolana, evitando salidas de fuerza, concretando negociaciones pacíficas y democráticas e identificando a actores que unan esfuerzos en pro de la resolución de conflictos, entre otros: “es necesario que no sea la política la que nos dirija, sino las iniciativas ciudadanas con valores y con objetivos precisos las que guíen las acciones”, señaló.

Durante su intervención hizo referencia a la cercanía entre Colombia y Venezuela, y puso como ejemplo a los estudiantes de la UNAL Sede Arauca, quienes deben pasar por el país vecino para llegar al campus, y que gran parte de los extranjeros que estudian en la Institución son venezolanos.

La Convergencia Ciudadana Colombia-Venezuela es una apuesta plural y diversa que busca articular y multiplicar iniciativas para apoyar los diálogos y acuerdos entre los distintos sectores sociales y políticos a favor de una salida política y pacífica en Venezuela, además de tejer puentes entre las dos naciones. Así mismo su propósito es contribuir a un mejor entendimiento entre las partes de la crisis venezolana y a un mayor conocimiento en Colombia de las realidades que han desatado esta coyuntura política y social y los efectos sobre la ciudadanía.

Este primer encuentro también contó con la presencia de la profesora Socorro Ramírez, del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (Iepri) de la UNAL, doctora en Ciencia Política y con Diploma en Estudios Avanzados en Relaciones Internacionales en la Universidad Sorbona, París; Marina Sierra, profesora delegada de la Universidad Francisco de Paula Santander en Cúcuta –ciudad que se ha visto mayormente afectada por la migración venezolana– y Francisco Javier Sánchez, magíster en Estudios Avanzados y Derecho Internacional y coordinador académico de la Universidad de los Andes en Táchira (Venezuela), para quien el evento resulta esperanzador y fortalece los lazos existentes entre los dos países.

Juntos participaron en el evento inaugural en el que además asistieron académicos, estudiosos, analistas, miembros de organizaciones de la sociedad civil y de las distintas tendencias políticas de Venezuela.

Al respecto de la iniciativa, la profesora Socorro Ramírez, quien ha dedicado gran parte de su trayectoria a las crisis de frontera, afirmó que “el diálogo es esencial en la coyuntura por la que estamos atravesando. El papel de la academia es el de nutrir y vertebrar iniciativas que permitan hallar soluciones a la compleja situación venezolana”. Resaltó además el seguimiento que universidades como la Nacional le dan a la crisis migratoria en sus cátedras y las iniciativas de otras instituciones como la Universidad del Rosario, en la que se estableció el Observatorio Venezuela.

León Valencia, director de la Organización Pares, señaló que la iniciativa de convocar al diálogo surgió de la angustia de una posible intervención en Venezuela y de un conflicto armado entre dos naciones hermanas: “necesitábamos voces de actores diferentes que le apostaran a la paz y no a la guerra, y que estuvieran dispuestos a alzar la voz con iniciativas que le apuesten a la resolución de la crisis”.

Agregó que con cinco paneles alrededor de las barreras binacionales, la violencia fronteriza, la situación humanitaria, la economía y una posible solución democrática, celebran el despegue de esta convergencia. El reto apenas empieza.

Con información de la Agencia de Noticias de la UN – Unimedios