23 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las cuentas de las campañas: de qué me habla, viejo!!!

17 de noviembre de 2019
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
17 de noviembre de 2019

Un buen ejercicio: sabe usted cuánto costaron las campañas por las que todos votamos ­­ y si dichos ciudadanos  rindieron un informe de esos gastos. Conoce quienes fueron los donantes. Ingresos y egresos.

Sería clave para empezar a hacer veeduría sobre el voto para los  5 procesos registrados. Dar a conocer la cuantía, el origen y destino de los recursos recibidos.

Ojalá nos estuviesen contando hoy, los montos de las mismas: ganadores y perdedores por parejo. Sus contadurías. Los partidos y movimiento políticos con Personería jurídica. Lo cierto es que las cifras reportadas generan dudas y sorpresas porque todos merecemos información. Conocer los soportes documentados.

Esto tiene fecha de vencimiento de acuerdo con la organización electoral colombiana -8 de noviembre de este 2019-. Ir contra la corriente genera: sanciones. Cuentas claras, aplicativo CNE. Es la hora de los gerentes de las campañas. De las Auditorías.

En Risaralda, ante la autoridad electoral de mayor jerarquía del municipio o ciudad donde la agrupación política tiene la sede.

Es claro, además, que tiene un objetivo central: acceder a los recursos de reposición de gastos de campaña financiados por el Estado, en caso de lograr los porcentajes mínimos exigidos.

Lo deben hacer todos los candidatos: hasta los ediles.

A propósito: lamentable lo que ocurrió con las elecciones de los ediles o integrantes de las Juntas Administradoras Locales,  por lo que representan en la urdimbre social. En la democracia surgida desde lo local. De la cuadra, la manzana o la comuna. Extrañamos el río humano de los barrios permeado hoy por rezagos  de la política tradicional y ultrajada. Están fracasadas. Hago un llamado a las autoridades, a las  electorales, de gobierno, para que este proceso se replantee  y se blinde de garantías. Para allí va también, por desgracia, la elección de los Jueces de Paz.

En Risaralda, 10, de 14 alcaldes, fueron elegidos con menos del 50 por ciento del potencial electoral. Democracia, recortada e inútil. Pero es lo más perfecto, en esta historia de resistencia de la cual no salimos.