28 de enero de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El uso desmedido de la fuerza es un soplo de gasolina

26 de noviembre de 2019

Todos estamos de acuerdo en que los desmanes, el ataque despiadado contra el mobiliario urbano, los encapuchados y no lanzando toda clase de elementos contra los edificios públicos y los integrantes de la policía, afectan las relaciones de diálogo entre los manifestantes y el gobierno. Pero la muerte de alguna persona -manifestante o representante de las fuerzas del orden- no solo sensibiliza a la sociedad sino que puede inducir a actitudes emotivas justificadas, con solidaridad de cuerpo, que pueden conducir a reacciones de violencia de inimaginables consecuencias.  La muerte de Dilan Cruz, el joven estudiante que falleció anoche a causa de un impacto de «arma no letal», paradojicamente, ojalá no sea causa de actos violentos que comprometan la integridad física de quienes con derecho constitucional indesconocible, quieren salir a las calles a demostrar su desacuerdo con políticas  del Estado. El costo institucional de las entidades legítimas instituidas para conservar el orden público, como la policía y en casos extremos, el ejército, es que deben actuar con sujeción a normas estrechas de reacción, sin excesos ni abusos, y buscando proporcionalidad entre los hechos de que son víctimas y su reacción inmediata. El uso desmedido de la fuerza es un soplo de gasolina en una manifestación, que mientras sea pacífica, es un pulmón válido para que respire y se desahogue la sociedad. Que la muerte de Dilan Cruz no sea ocasión para que se presenten nuevas muertes, es el noble y sentido llamado que han hecho los familiares de Dilan a través de una de sus hermanas y que desde luego, compartimos. Paz en su tumba.

La pretensiones de Londoño: que Duque pida licencia y Marta Lucía lo reemplace

A Fernando Londoño Hoyos, que es como una especie de pastor del Centro Democrático o uribismo no sabemos cuantos colombianos lo escuchan por su programa radial matinal La Hora de la Verdad. Uno de los contertulios de La Suiza, uribista por más señas, nos dijo que al menos en esa iglesia era casi que obligatorio escucharlo y que ellos se encargaban de grabarlo y reenviarlo sin distingos a sus amigos y familiares. Pues el editorial de Londoño de ayer, relacionado con las marchas en el país, amigos y enemigos de Londoño y del CD, lo reenviaron a tutiplén. Es que en boca de Londoño, léase bien, prácticamente se le pide al Presidente Iván Duque que se haga a un lado y deje a Martha Lucía Ramírez manejando las bridas de este potro que se llama Colombia. Que pida licencia y que la ex ministra de Defensa  aplique la seguridad democrática para que imponga el orden y le devuelva la moral a las fuerzas armadas. Su posición ha despertado las más distintas reacciones: desde la hilaridad , por lo peregrina de la idea  -ustedes se pueden imaginar esta país en manos de Martha Lucía-  hasta el mas absoluto repudio por desatinado y lenguaraz. Tanto, que ya lo comparan con Petro. El Petro de la derecha, por desestabilizador e incendiario. No faltó el guasón de La Suiza que comentó que son unos mártires los del Centro Democrático que se tienen que aguantar a Londoño y Uribe juntos. Y que lo que toca es que todos a una rodeemos al Presidente Duque para que no se deje tumbar de sus propios amigos. Como quien dice, después de oir el sermón excomulgatorio de Duque por parte de Londoño: ¡Virgen del Agarradero: agarre bien fuerte a Iván Duque!.

El balance que nos deja doña Adriana

Adriana Gutiérrez decidió hacerse a un lado para que su hijo Camilo, excandidato a la gobernación de Caldas y ahora diputado electo, asuma el timón del Centro Democrático en Caldas. Ya no pertenece al Directorio Departamental del Centro Democrático, más sí al nacional. El balance que nos deja doña Adriana no es satisfactorio. No obstante su cercanía con el expresidente Álvaro Uribe -presidente en la práctica de Colombia- no fue capaz de conseguirse una representación digna para Caldas en el gobierno de Duque. En la administración de Juan Manuel Santos a Caldas no le faltó un ministerio. A falta de una tuvo dos carteras: Transporte y Medio Ambiente. Duque ni siquiera nos ha designado un portero. Nos «pordebajió». Nunca antes, como ahora, Caldas había brillado tanto por su ausencia en la nómina de ministerios y gerencias de institutos descentralizados. Decepcionante el tratamiento que nos está dando el presidente Duque. Y doña Adriana no ha dicho ni mú.

Aerocafé, una ilusión

Y no se diga que el jefe de estado ya nos dio cien mil millones de pesos para la construcción de Aerocafé. Con esa irrisoria suma, no se llega a ningún Pereira. Esa cantidad no alcanza ni para reactivar un proyecto que acumula tal cantidad de fracasos en inversiones, diseños, planos y obras. El aeropuerto que nos está prometiendo Duque no llena las expectativas de la región por cuanto será inferior en todo a Matecaña, El Edén y Santa Ana de Cartago. Con una pista de 1.400 metros de longitud a un costo de 391.000 millones de pesos, Aerocafé no pasará de ser un aeropuertico como la Nubia. Y eso que estamos hablando de la primera etapa. La segunda será para alcanzar 2.600 metros a un costo adicional de 680.000 millones de pesos. Alcanzan a imaginar ustedes cuando se concluirá la segunda etapa? Cuando San Juan agache el dedo. Mirado en todo su conjunto Aerocafé, el proyecto no deja de ser una soberana ilusión por sus enormes costos que, de seguro, no asumirá el Estado. Duque nos está mamando gallo.

Que Marín revele los nombres de sus colaboradores

Los manizaleños esperan con impaciencia que el alcalde electo Carlos Mario Marín Correa revele nombres de las personas que estarán acompañándolo en su gabinete. Aunque en las diferentes ruedas de prensa que ha convocado para revelar datos sobre cómo será su mandato los periodistas le han insistido para que dé información al respecto, no ha soltado palabra. La única persona que ha mencionado que hará parte de su equipo de gobierno es a Arturo Espejo. Por haber sido el segundo a bordo en la campaña, en los mentideros políticos se afirma que será nombrado Secretario General de la alcaldía. De resto, ningún nombre ha salido de los labios del hombre que a partir de primero de enero dirigirá los destinos de la ciudad. De todas formas, en la ciudad se hacen cábalas sobre quiénes podrían ser llamados a acompañarlo.

Juan José Silva en Cultura y Turismo

Todo parece indicar que al frente del Instituto de Cultura y Turismo, la dependencia que tiene a su cargo la organización de la Feria de Manizales, antes de que termine el mandato de Octavio Cardona León habrá una persona de total confianza del nuevo alcalde. Carlos Mario Marín les dijo a los periodistas que le había pedido al mandatario saliente que separara de su cargo al actual director de esa dependencia porque no quería que fuera el responsable de la organización de la próxima feria. El alcalde electo reveló que antes de iniciar su mandato, de común acuerdo con Octavio Cardona León, estará en ese despacho Juan José Silva, una persona conocedora de cómo se organiza la feria. Silva hace parte de la comisión de empalme con la actual administración precisamente en la dependencia organizadora del certamen anual.

El libro de Ángel María Ocampo

Hace poco fue presentado, en un acto organizado por la Alcaldía de La Merced, el libro “La Merced: un encuentro con su historia”, escrito por el presidente de la Academia caldense de Historia, Angel María Ocampo Cardona. La obra, publicada con el auspicio de la Gobernación de Caldas, tiene 400 páginas, y en ellas se recopila la historia del municipio desee los tiempos de su fundación hasta nuestros días. El acto se llevó a cabo en el auditorio del la Institución educativa Monseñor Antonio José Giraldo, y en el mismo llevaron la palabra el Secretario de Gobierno del municipio, el autor de la obra y el académico Julián Chica cardona, quien escribió el prólogo. En el homenaje que el municipio le rindió a Angel María Ocampo Cardona para agradecerle su interés en rescatar la historia de La Merced, estuvo acompañado por veinte miembros de la academia, entre quienes se destacaron Monseñor Horacio Gómez Orozco, Jorge Eliecer Zapata Bonilla y Fabio Vélez Correa.