10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Día de erecciones

Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
1 de noviembre de 2019
Por Óscar Domínguez
Por Óscar Domínguez
Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
1 de noviembre de 2019

El domingo que ya pasó nos trajo tendidos de camas nuevos en gobernaciones, alcaldías, asambleas, concejos. Otros gallos vendrán a cantar al gallinero.

Ganaron muchos, incluidos los periódicos que publicaron avisos de página con esta leyenda: “El mejor candidato para unas buenas erecciones”. El insólito “candidato” era el Boston Medical Group encargado de levantarles el ánimo a quienes el ocaso los acosa del ombligo para abajo.

Ganaron los politólogos, esos bichos duchos en análisis que ven el gusano donde otros mortales no vemos la res.

Ganaron las firmas encuestadores. Después de pasar la factura explican, frescos, por qué no sucedió lo pronosticado. Y vengan más erecciones, perdón, nuevas elecciones.

Ganó este aplastateclas con sus candidatos a la gobernación de Antioquia, la alcaldía de Medellín y sus prótesis en Asamblea y Concejo.

Además de su menú programático, tuve una razón sentimental para votar por Aníbal Gaviria: el día de elecciones habría cumplido 99 años mi taita, quien nació liberal, católico,  trabajador y honrado, en ese desorden. Nadie entonces alardeaba con su integridad. Eso venía en el paquete.

Por su condición de cachiporro, a don Luis le tocó abrirse del terruño. En otros lugares sucedió lo contrario. Llevaban del bulto los hermanos godos.

Nuestros padres nos doraban la píldora para disfrazarnos episodios de la violencia que les tocó vivir. Crecimos con pereza para odiar y con diligencia para respetar las diferencias.

Sobre el nuevo alcalde Daniel Quintero, además de su propuesta de furioso independiente, me alegró descubrir que fuimos colegas como mensajeros, vendedores, meseros.

Me recordó a Camus quien jugaba de portero para ahorrar zapatos. Quintero dejó la universidad un tiempo porque no tenía para los pasajes.

El nuevo mandamás, cuota del barrio Campo Valdés, podría poner el siguiente aviso en el periódico: Gracias, senador Uribe, por los votos recibidos.

Uribe se la montó en twitter colgándole la chapa de petrista.

Otros le clavaron el inri de castrochavista. La gente votó emberracada por Quintero, a quien defendió su esposa Diana Osorio con este tuit a Uribe: «Daniel no es agente de nadie, es mi esposo y papá de dos bebés. Cuide y respete su vida desde la primera forma de violencia: el lenguaje”.

Quintero ha dicho de su musa, hija de madre soltera y nacida cerca del barrio Antioquia: “Diana no está detrás de mí sino a mi lado. No es mi sombra, es mi luz”. ¡Chapeau¡

(Lástima no poder emparentar caninamente con la ecológica familia Quintero Osorio por el lado de las mascotas. Hay incompatibilidad de razas. La nuestra es chihuahua y en ocasiones como esta perro no come perro).

En las “erecciones” también ganaron las salas de cine. Muchos nos asilamos en ellas para huir del estrépito electoral. Este elector se conmovió con la bellísima película  japonesa “Hacia la luz”.  Interpreto el título como un buen augurio de lo que vendrá.