8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

$11.300 millones gastará la Cámara en tiquetes aéreos para representantes

20 de noviembre de 2019
20 de noviembre de 2019

Bogotá, 20 de noviembre_ RAM_Una vez más la lupa está puesta sobre la Cámara de Representantes por cuenta de una licitación pública que se abrió para adjudicar un contrato que tendrá la finalidad de suministrar “pasajes aéreos a destinos nacionales e internacionales para los honorables representantes, asimismo los desplazamientos nacionales a funcionarios de la corporación que se requieran para cumplir con actuaciones administrativas”.

El valor del contrato que se adjudicaría el 29 de noviembre es de $11.316.062.828 y la vigencia sería hasta el 31 de diciembre de 2020 o “hasta agotar presupuesto, lo primero que ocurra”. Esto quiere decir que además de esa millonaria suma más adelante podría hacerse una adición.

El pasado 15 de noviembre se reunieron Isabella Martínez y Cristian Andrés Carranza, en representación de la División Jurídica de la Cámara para hacer el cierre del proceso de licitación pública, como consta en un acta firmada por los dos funcionarios.

Allí se declaró cerrado el proceso y se presenta a Subatours S.A.S como proponente para adjudicar el jugoso contrato. Llama la atención que dicha empresa lleva más de cinco años con este contrato que siempre gana, a pesar de que otras empresas presentan sus propuestas.

Lo curioso del caso es que el contrato que se adjudicaría para 2020 aumentó más de $3.000 millones con relación al de 2019 y no se evidencia la razón por la cual se hace ese incremento. Los tiquetes son para todos los representantes a la Cámara, menos a los de Bogotá, Boyacá y Cundinamarca.

El tema no ha caído bien ni en los propios representantes a la Cámara, quienes han dicho que gastarse más de $11.000 millones en tiquetes es absurdo. Por ejemplo el representante del Partido Liberal Carlos Ardila, dijo que está preocupado por este proceso que se adelanta.

“Casi el doble entre un contrato y otro, ese tema de dineros es muy grave y debemos tener claridad sobre cómo se gastarán los recursos y por qué el valor del nuevo contrato”.

Pero Ardila fue más allá de este caso de los tiquetes y señaló que hay graves manejos administrativos en la Cámara de Representantes porque hay “dificultades en la tecnología, aunque hay un millonario contrato para esa ejecución, reiterados inconvenientes en el pago de la nómina, pagos de las prestaciones sociales y otro tipo de temas que son muy extraños”.

Por eso el presidente de la Cámara, Carlos Cuenca, salió al paso y aclaró que él no es ordenador del gasto y que toda la responsabilidad recae sobre la Dirección Administrativa. “Yo les agradezco que presenten este tipo de constancias y que bueno que todas esas sugerencias y preocupaciones que tiene las traiga en un debate a través de una proposición y si se acepta pues lo haremos”.

Así las cosas, el liberalismo prepara el control político para dar a conocer las irregularidades que se están presentando en el manejo de los recursos.