7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Unas de cal y otras de arena.

31 de octubre de 2019
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
31 de octubre de 2019

El balance de las pasadas elecciones debemos hacerlo desde varios puntos de vista. Fueron muchas las ciudades en donde la práctica de la compra del voto se siguió dando, ya sea de una manera abierta o disimulada por medio de mercados, pago de facturas de los servicios de agua y de luz, etc. Esta práctica viene operando de tiempo atrás y no va a ser fácil derrotarla. Pero no podemos darnos por vencidos al respecto. Digamos que esta práctica define bien al corrupto que compra el voto, pero también al ignorante que cree que hace un gran negocio recibiendo una dádiva absolutamente insignificante y que no pude dimensionar el grave daño que le causa a la comunidad, su actitud.

El otro aspecto que vale la pena señalar tiene que ver con el orden público, en donde podemos señalar que en términos generales hubo tranquilidad y que los casos de desorden fueron muy pocos.

En el caso de Bogotá, hubo un resultado que ya se esperaba, pero que marca un hito en lo que tiene que ver con el empoderamiento de las mujeres, por un lado y por otro, por la presencia de una mujer con una tendencia sexual que se aparta de las conductas tradicionales señaladas por la religión y la cultura.

Un tercer elemento tiene que ver con la derrota de los candidatos del Centro Democrático, no solo en Bogotá sino en Medellín y Manizales. En el caso de Pereira, la votación por la doctora Adriana López, teniendo en cuenta su preparación y trayectoria, fue muy pobre, seguramente como resultado de la división local que existe en dicho Movimiento.

Por último, la votación que hubo en Bogotá por la Alianza Verde permite contar con un buen número de concejales de este Partido, al igual que en Pereira en donde de una concejala que había de la Alianza Verde, se lograron dos curules. Lo que en general podemos observar es una fuerza de “centro” que crece, a expensas de las posiciones extremas que descalifican al adversario y plantean “borrón y cuenta nueva” cuando se llega al poder, tal como lo practicó en su momento el doctor Petro en Bogotá y como el doctor Uribe cuando dijo que los acuerdos de paz firmados por el Presidente Santos era necesario hacerlos “trizas”. Entonces, ni trizas ni borrones sino modificar sobre lo establecido.