7 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Giussepi Angelillis y sus propuestas por el adulto mayor, las mujeres y los niños

25 de octubre de 2019
25 de octubre de 2019

Manizales, oct. de 2019. Giussepi AngeIillis es un ciudadano de nacionalidad italiana que hace veinticinco años se estableció en Manizales. Desde entonces, su preocupación por los problemas de la ciudad ha sido constante. De profesión comerciante, montó en el Centro Comercial San Cancio un almacén de ropa exclusiva que es visitado por personajes de la ciudad debido a la amabilidad en el trato y a la atención personalizada que allí se le brinda al cliente.

Enamorado de Manizales, ciudad donde ha sembrado raíces familiares, hace cuatro meses el Gobierno Nacional le concedió la nacionalidad colombiana en reconocimiento a su preocupación por el país y a los servicios que como comerciante le ha prestado a la ciudadanía. “Recibir mi nacionalidad es algo que me llena de orgullo porque desde que llegué a este país he sentido el cariño de los colombianos”, dice.

Desde hacía varios años los conocedores de la personalidad de Giussepi Angelillis le estaban insistiendo para que prestara su nombre como candidato a una corporación pública. Una de las personas que más le insistido para que lo haga ha sido su gran amigo el exsenador Omar Yepes Alzate. Pues, ya como ciudadano colombiano este comerciante de origen italiana decidió que medírsele a una candidatura para el Concejo de Manizales.

Por esta razón, ahora sus amigos lo ven hablando con la gente, pidiéndoles respaldo, exponiéndoles lo que haría si lo eligen concejal en los comicios de este 27 de octubre. Su almacén se ha convertido en su sede de campaña y hasta allí llegan los incontables amigos que en esta ciudad ha hecho desde el día en que llegó a Colombia. Quien entra a comprar un pantalón o un par de zapatos sale comprometido a depositar su voto por él.

Giussepi Angelillis dice que su propósito al aspirar al Concejo de Manizales es trabajar por las mujeres, los adultos mayores y los niños. En este sentido, anota que al adulto mayor hay que ofrecerle oportunidades para emplear su tiempo libre y establecer programas sociales que le permitan integrarse a la sociedad, sintiéndose parte importante de ella. “A las personas en esta edad no se les pude tratar como a un mueble viejo”, dice.

En el caso de las mujeres le preocupa la situación en que viven aquellas que ejercen la prostitución. “Hay que buscar la manera de sacarlas de ese mundo y brindarle otras oportunidades”, indica mientras explica que quienes ejercen la prostitución son seres humanos que merecen consideración y, por lo tanto, hay que garantizarles atención en salud y procurarles una vida digna.

En relación con los niños Giussepi Angelillis sostiene que hay que apoyarlos para evitar que caigan en la drogadicción, y garantizarles acceso a la salud y recuperación a quienes han sido víctimas del consumo de elementos psicoactivos. La sociedad tiene que mirar con ojos de compasión a los niños de la calle, y extenderles la mano para que encuentren un techo digno, donde encuentren atención por parte del Estado.