13 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

24 de octubre de 2019
24 de octubre de 2019

Que paso con las denuncias. Un ataque alevoso. No lo hizo un novato. Dios me fortalece día a día. Gracias por toda la solidaridad recibida. Puntillazos. Chismes. Puntillazos Caldenses.  Elecciones 2019: Hoy me tocó a mi ¿Mañana a quién?. Candidatos: Camilo Gaviria un hombre impulsivo, familiar y seguidor del Once Caldas. 

Que paso con las denuncias

El Quindío se quedó esperando las supuestas denuncias anunciadas con bombos y platillos por la FM de Bogotá, donde prometían la divulgación de una lista de periodistas locales dedicados al chantaje y a la extorsión a políticos encampañados en la actualidad una vez se conocieron los audios de la ex defensora del pueblo, quien mencionó un caso en videos que fueron presentados masivamente. La expectativa al comenzar el lunes era general en ese sentido. Jamás quien escribe, sospechó que sería blanco de ataques inmisericordes, ruines y bajos, provenientes de ese medio de comunicación que tuvieron como objetivo ensuciar a José Octavio Marín Naranjo con una conversación que, amigablemente había sostenido semanas atrás con la secretaria del candidato a la alcaldía de Armenia José Manuel Ríos Morales a través del teléfono de su propia campaña. Hago referencia a Yanet Pino en quien confié con un comentario sobre mi actividad periodística y comercial frente a las candidaturas en Armenia y el Quindío. Lo hice tranquilo, desprevenido, confiado, seguro que no estaba afectando a persona alguna ni comprometiendo absolutamente a nadie. Como lo relato en las páginas centrales, el teléfono corresponde al número 3124417207. Ya alguien antes de concluir la semana, me contó que yo sería blanco de esas agresiones, la verdad no le presté mucha atención pues siempre he obrado con transparencia y lealtad.

Un ataque alevoso

Pero esa noticia resultó cierta. La mañana del lunes las redes se inundaron con el contenido de la información emanada desde Bogotá, tengo que hacer referencia que el periodista que preparo la nota me llamó el domingo en la noche para entregar detalles de lo que se vendría el lunes, me masacró como masacraron a Piedad Correal Rubiano que la llamaron tarde igualmente con pocas horas de ventilar su caso, no dieron tiempo a la defensa, la estrategia era acabar con el que fuera y para eso el audio suministrado de Pepillo significaría una hecatombe noticiosa. Escuché el audio, discutí serenamente con el personaje e inclusive lo invité para que mencionara mi nombre. Estuve tranquilo y estoy tranquilo, pues soy un convencido de mi ética y mis principios, ya estaba avisado y por esa razón envié un especial de mi columna en la noche del domingo contando pormenores de lo que pasaría.

Y así fue, el alevoso ataque pretendía desestabilizar y enlodar al suscrito, las intenciones las desconozco. Después de lo dicho por la FM el propósito fue establecer la verdad de donde salió el audio, y aquí tengo que contar que fue precisamente Gilberto Montalvo quien me llamó antes de las ocho en la mañana para relatarme de lo dicho en Bogotá. También la “fiera” me hizo caer en cuenta que en el mensaje revelado me dirigía a una mujer. De inmediato reaccioné y me acordé que una conversación parecida la había sostenido con el celular de la campaña de José Manuel Ríos, amigo del alma. Revisé las conversaciones y con verdadera sorpresa y desazón, encontré que era la misma con la cual enlodaban mi nombre por la FM, ya sabía entonces quien era el judas, lo que no sé es por qué razón vendía mi amistad, mi lealtad, mis principios, pero a pesar de todo entendí, se necesitaba un chivo expiatorio y ese era el viejo Pepillo. Ahora es incomprensible saber la razón y quiero contarles que rondan por mi mente muchas cosas.

No lo hizo un novato

¿Por qué desde la campaña de Ríos Morales utilizaron ese mensaje? Si siempre he sido su amigo personal, ¿quién ordenó enviarlo al periodista de la FM? El teléfono siempre, tengo entendido, lo maneja la dama en mención, ¿por qué conspiraron contra mí? ¿a quién pretenden hacerle daño? A caso ¿A mí? ¿Cuál es la auténtica razón, desviar la atención o tapar la famosa denuncia de los periodistas supuestamente que sobornan y al no encontrar pruebas, se toparon con mis palabras y las llevaron a ese extremo? ¿Quién me quiere hacer daño? Es obvio que la persona que envió esos mensajes tiene contactos con el periodista maquinador de todo esto, eso no lo hizo un novato, lo hizo una persona experta en estos menesteres que bordea el delito. En fin, son muchos los interrogantes a pocos días de las elecciones donde igual que José Manuel Ríos, están en probabilidades de ganar Piedad Correal y Fernando Jaramillo Arias. Ahora dirán que lo hicieron a sus espaldas.

Dios me fortalece día a día

Lamentablemente es la gran realidad de lo que me está sucediendo, un capitulo nefasto en mis 45 años de existencia como periodista. Pienso que estoy soñando que esto no es verdad, pero es una realidad saber que del teléfono de la campaña de, quien considero un amigo como José Manuel Ríos Morales, se suministró ese comentario. Solamente al interior de su campaña, de quienes lo asesoran, deben conocer la verdad, pues sería bueno saber a parte de la señora Pino, quien más manipula el celular de su campaña y porque lanzaron ese misil contra mí.  Me atacaron alevosamente, pero mantendré mi amistad y eterno afecto a José Manuel Ríos esperando que este caso tenga un desenlace positivo, no tendré odios. Dios me fortalece día a día.

Aquí no voy a señalar a nadie, solo cuento la verdad de un nuevo y triste episodio de la historia política del Quindío asaltada en su buena fe e imagen por quienes pretenden seguir perjudicando la región. Tampoco se trata de juzgar a nadie pues eso es facultad de las autoridades, no mías. La cacería de brujas está en camino a pocos días de las elecciones.

Definitivamente no se puede confiar en nadie

Como relato en las páginas centrales, durante 45 años he sido reportero, comentarista deportivo, periodista, editor de revistas, periódicos, columnista, director de noticieros de tv, radio, pequeño empresario de las artes gráficas, he tenido mis propios equipos de edición con los cuales lucho incansablemente contra las adversidades financieras. Comercializo pautas publicitarias, mensajes e igual que los grandes pulpos capitalinos, pero en menor escala, hago el mismo ejercicio que ellos con la diferencia que poseen grandes estructuras financieras. El periodista que me pisoteó, es empleado de RCN y no sabe lo que es ser independiente, y esas mismas maquinarias dueñas del poder de los grandes medios, de inmensas obras, con caída de puentes y nefastas actividades como lo describió muy bien Gilberto Montalvo, igual recurren a las pautas oficiales y a la comercialización de campañas políticas, ¿entonces cuál es la diferencia con el periodismo de provincia? Que ellos son verdaderos pulpos y nadie los aprieta, nadie los cuestiona.

Gracias por toda la solidaridad recibida

Finalmente quiero agradecer la ola de apoyo y solidaridad que conjuntamente he tenido al lado de mi familia después de este tortuoso día lunes. Por fortuna quienes me conocen, me leen, me escuchan saben de mis principios profesionales. Muchos amigos dedicados al derecho me han ofrecido sus servicios para emprender acciones judiciales. He tomado con absoluta tranquilidad la decisión de analizar este caso y consultarlo con las personas más cercanas, aunque ahora tengo que confesar que desconfió de quienes me rodean. Lo que me ocurre es la falta de prevención, de tomar medidas y de no confiar en nadie, de soltar la lengua cándidamente como lo dice la Calle Real. Aun así, para cerrar quiero agradecerle a cada una del ciento de personas que se solidarizaron en este difícil trance en mi vida periodística, reconociendo que algunos seguramente se alegraron con mi situación. Que sea la voluntad del señor y María Santísima la que se cumpla.

En mis 45 años de ejercicio periodístico he tenido la oportunidad de cubrir cientos de eventos. Primero incursioné en los deportivos por allá en el año de 1975 a través de las radiodifusoras en Caldas. No sé quién fue el causante de este triste y lamentable episodio que golpea al Quindío y en el cual me involucran. Por fortuna jamás he presionado a alguien, nunca exijo pautas o contratos.