6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los mamadores de gallo

18 de septiembre de 2019
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
18 de septiembre de 2019

MACROLINGOTES

El trabajo de los traductores es algo muy difícil, sobre todo si se trata de volver a otro idioma una poesía o cualquier otro texto literario. Por ejemplo, el trabajo tan dispendioso que le tocó a quienes tradujeron del inglés el Ulises de Joyce. Joe Broderick, que conoce muy bien la obra, asegura que la mejor versión al español es la de Francisco García Tortosa.

García Márquez, que no alcanzó jamás a dominar el inglés –a pesar de que concluido El Otoño del Patriarca, se dio el lujo de irse por seis meses a Londres para estudiar inglés clásico, con un profesor—elogiaba las traducciones de sus obras hechas por Gregori Rabasa. “El mejor escritor latinoamericano en idioma inglés”, decía de él. Me imagino que problema tuvo este señor al traducir Los Funerales de la Mama Grande. ¿Cómo vertió a ese idioma la frase de “los mamadores de gallo de la Cueva? Pues tradujo “los criadores de gallo…”. Pero la verdad que ese no fue el sentido que quiso darle el escritor colombiano.

Klety Sotiriadou, traductora de García Márquez al griego, quien vivió muchos años en Colombia, y se casó con Eduardo Barajas, compatriota nuestro (con quien tuvo una hija), por eso conoce nuestra idiosincrasia, encontró en su idioma una palabra que ella asegura es la precisa para denominar a los “mamadores de gallo”: xoratatzídes. Estos describen a personas como las del Caribe colombiano, tomadores de pelo, tal como fue el sentido que quiso darle García Márquez. Nada de “criadores de gallo”.

Muy difícil el trabajo de los traductores. Yo, que tengo Cien Años de Soledad en más de una veintena de idiomas (hasta en chino y sueco), no hago más que acariciarlas de tomo y lomo. No las he leído (creo que jamás lo haré) y por eso no sé cómo son sus versiones. Pero ahí están, para gozar la vista.

Sobre esto de las traducciones, alguien dijo: “Las traducciones se parecen a las mujeres: si son fieles, no son bellas y si son bellas, no son fieles”.