2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un triunfo histórico

5 de agosto de 2019
Por Albeiro Valencia Llano
Por Albeiro Valencia Llano
5 de agosto de 2019

Todavía seguimos disfrutando la victoria de un colombiano en la carrera ciclística más codiciada del mundo. Con la victoria de Egan Bernal en el Tour de Francia se alcanzó un sueño; pasaron muchos años de aprendizaje después de la participación de Martín Emilio “Cochise” Rodríguez, en 1975. En este proceso de formación hay que tener en cuenta a docenas de ciclistas que corrieron en el Viejo Continente, ganaron carreras y numerosas etapas, hasta llegar a Víctor Hugo Peña, primer colombiano que se vistió de amarillo en 2003. Estos deportistas desbrozaron el camino para llegar a la generación de hoy con Nairo Quintana, dos veces subcampeón del Tour y con Rigoberto Urán, una vez; a estos dos ciclistas les faltó poco, pero también equipo.

La huella de los escarabajos

Ningún deporte nos ha dado tantas glorias como el ciclismo. La primera Vuelta a Colombia en bicicleta se realizó en 1951, la ganó el “Zipa” Efraín Forero, quien abrió el camino para la llegada de Ramón Hoyos, Honorio Rúa, Rubén Darío Gómez, Roberto “Pajarito” Buitrago, Hernán Medina, Javier Suárez, Pablo Hernández, Álvaro Pachón, José Patrocinio Jiménez, Miguel Samacá y muchos más. Desde esta época aparecieron los escaladores; dicen que fue en la Vuelta a Colombia de 1953 cuando el narrador Carlos Arturo Rueda, observando a Ramón Hoyos trepando la dura pendiente lo bautizó con el nombre de “Escarabajo de las montañas”, en alusión a este insecto coleóptero muy hábil para moverse hacia arriba.

En esta época el patrocinio del sector privado jugó importante papel y la radio unía al pueblo con locutores como Julio Arrastría Brica y Carlos Arturo Rueda, que transmitían desde los transmóviles metidos en la carrera y contagiados de la emoción que producía ver a los ciclistas cuesta arriba y a los campesinos disfrutando del evento.

Después de los pioneros llegó la “Época de oro” por los éxitos en el país y en el exterior; son los años setenta; Rafael Antonio Niño venció en seis vueltas a Colombia y fueron llegando los triunfos internacionales, uno tras otro: el 7 de octubre de 1970 “Cochise” Rodríguez rompió la marca mundial de la hora en el velódromo de Ciudad de México y al año siguiente ganó el Campeonato Mundial de los 4000 metros persecución individual, en Varese, Italia. Como ciclista profesional se vinculó, en calidad de gregario, al equipo de Felice Gimondi y abrió las puertas para que llegaran los escarabajos colombianos como escuderos de los capos. Más tarde Alfonso Flórez triunfó en el Tour del Porvenir, en 1980, y Martín Ramírez en el Dauphiné Libéré, en 1984.

En esta época dorada surgió Luis Alberto Herrera, “El Jardinerito”; su carrera fue vertiginosa, desde 1982. Ganó en cuatro oportunidades el Clásico RCN y cuatro Vueltas a Colombia. En 1987 triunfó en la Vuelta a España y se convirtió en uno de los pocos ciclistas en ganar el título de mejor escalador en el Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España. Venció en el Dauphiné de 1988 y 1991 y ganó varias etapas en diferentes competencias de Europa. Otro de los que abrieron el camino fue Fabio Parra, ganador de dos Vueltas a Colombia; en el Tour de Francia en 1985 hizo el 1-2 con Lucho Herrera, en una etapa en los Alpes y conquistó la camiseta del mejor joven. En 1988 llegó al podio detrás del campeón Pedro Delgado y del holandés Steven Rooks.

La nueva época

Otra etapa del ciclismo colombiano se inicia con Santiago Botero quien ganó sendas etapas en la Vuelta a Andalucía y en la París Niza, en 1999. Al año siguiente logró una victoria de etapa y la camiseta de la montaña del Tour de Francia y en 2001 ganó dos fracciones de la Vuelta a España y fue el protagonista en la montaña. Pero en 2002 conquistó el mayor triunfo de su carrera porque se coronó campeón mundial de la prueba contrarreloj, en Zolder, Bélgica y en 2007 ganó la vuelta a Colombia, más tres etapas.

En las Olimpíadas de Londres, en 2012, nuestro país dio un importante salto porque alcanzó oro con Mariana Pajón y plata con Rigoberto Urán. La carrera de Rigoberto también es sorprendente; ganó una etapa en la Vuelta a Cataluña, el Maillot Blanco como mejor joven en el Giro de Italia y el segundo lugar en el Giro en 2013. El año siguiente repitió el subcampeonato y fue protagonista al lado de Julián Arredondo, el mejor escalador y de Nairo Quintana, quien conquistó la camiseta rosada y la de los jóvenes. Para el Tour de Francia de 2017 Rigoberto no estaba entre los favoritos, sin embargo, se convirtió en uno de los grandes protagonistas y se subió al podio, como subcampeón a solo 54 segundos de Chris Froome.

Otro destacado ciclista es el bogotano Esteban Chaves. En 2011 venció en el Tour del Porvenir, al año siguiente triunfó en una etapa en la Vuelta a Burgos y ganó el Gran Premio ciudad de Camaiore. En 2013, cuando participaba en el Trofeo Laigyglia en Italia, calculó mal una curva y chocó con una señal de tránsito, sufrió un duro golpe en la cara, un trauma en la cabeza, fractura de la clavícula y del brazo izquierdo; la recuperación duró 12 meses y pensó en retirarse del ciclismo. Se encontraba en cama, recuperándose, cuando recibió una llamada del equipo australiano Orica-Green Edge, que le ofreció un contrato; viajó a Europa y cosechó nuevos triunfos, ganó una etapa en el Tour de Suiza, otra en el Tour de California y el título de mejor joven en el Tour de Pekin. Participó en la Vuelta a España, ganó dos fracciones y terminó quinto en la clasificación general. Después de este recorrido se presentó al Giro de Italia con la aspiración de quedar entre los 10 primeros, ganó la etapa reina, en Covera y subió al podio como subcampeón.

La consagración

Así se creó el ambiente para Nairo Quintana; su protagonismo se inició en 2012 con el equipo Movistar Team, cuando conquistó una etapa en el Dauphiné, después triunfó en la Vuelta al País Vasco, pero se consagró en el Tour de Francia en 2013. Aunque no era el capo del equipo logró el subcampeonato, la camiseta de la montaña y la del mejor joven; en 2014 alcanzó el campeonato del Giro de Italia y la camiseta de los jóvenes y en 2015 conquistó la Vuelta a España; solo le faltaba el Tour porque allí estaba Froome con su excelente equipo. En el año 2017 Nairo consiguió el subcampeonato del Giro y una etapa de montaña; perdió el título por 31 segundos, ante un ciclista todo terreno, el holandés Tom Dumoulin. Este Giro consagró a Fernando Gaviria quien ganó cuatro etapas y la camiseta de los puntos. Nairo llegó al Tour de Francia de 2017 como gran protagonista y terminó con las manos vacías ¿Por qué? No tuvo fuerzas para igualar lo hecho en años anteriores, porque intentar ganar Giro y Tour lo desgastó y le pasó factura, no alcanzó podio y quedó en el puesto 12; el mismo Nairo reconoció que no se podía participar el mismo año en las dos grandes carreras “esperábamos acertar, pero nos equivocamos (…) He recibido críticas fuertes, pero de todo se aprende, no nos podemos quedar solo con los elogios”.  Afortunadamente Rigoberto Urán subió al podio como subcampeón

En el Tour de este año nuestros ciclistas llegaron al punto máximo con el triunfo de Egan Bernal y con Rigoberto y Nairo entre los ocho primeros de la clasificación general, pero lo importante es que Egan, con apenas 22 años, es uno de los triunfadores más jóvenes de la historia del Tour. Sin embargo, empezó como gregario de Froome y luego de Geraint Thomas; recibió el apoyo del equipo y supo aprovechar su gran capacidad física y mental. Pero fue largo y tormentoso este camino. Hoy los ciclistas viajan a Europa con más facilidad, se familiarizan con otras culturas, hablan varios idiomas y se saben relacionar con los medios de comunicación.