6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Razones tenía Agualongo para defender al rey

8 de agosto de 2019
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
8 de agosto de 2019

Doscientos años después de  lograda la independencia de España, muchos son los aspectos que se deben analizar sobre lo que se nos vino pierna arriba, sobre todo a los indígenas. Si miramos detenidamente lo ocurrido con las tierras que tenían adjudicadas los indígenas de Pindaná de los Zerrillos, podemos observar  un proceso de hostigamiento por parte de los criollos asentados en Cartago, tanto la antigua como la actual.

El Encomendero español que recibió al grupo de indígenas de Zerillos fue don Pedro Salazar de Santacruz y el área otorgada por el Rey de España a dichos indígenas fue de una legua cuadrada. Una legua estaba calculada en 5.000 metros, de manera que la legua cuadrada comprendería un total de 25 hectáreas aproximadamente.

El primer invasor de los terrenos de los indígenas fue don Carlos Andrade en 1743, y luego de un pleito, los indígenas fueron indemnizados con igual número de hectáreas, que habían perdido con el invasor. Esto era muy común que los indígenas “abrieran” sus tierras para sembrar y los criollos las invadían.

En 1627 el Oidor Lesmes Espinosa trasladó a los indígenas de Zerrillos y de otros asentamientos Quimbayas al pueblito de Nuestra Señora de las Nieves y allí estuvieron hasta 1660 cuando los indígenas solicitaron que se les permitiera regresar a Zerrillos. Pero doña Gertrudis de la Peña, dama de origen español, había invadido las tierras de indios aduciendo que como se habían ido, entonces era lógico que perdieron sus tierras. Se entabló un pleito y el Rey español produjo una Real Orden amparando a los indígenas: “Felipe por la Gracia de Dios, rey de Castilla, de León…el expresado mi Fiscal Protector, pidió se librase mi Real Provisión para que dichos indios fuesen mantenidos y amparados en sus tierras, mandándole a don Ignacio Velásquez (Quien le había comprado a doña Gertrudis) desocupar  las que tuviese embarazadas (ocupadas)…”

Cuando vino se selló la independencia, los indígenas siguieron ocupando sus tierras en Zerrillos, anotando que en censo que se llevó a cabo en 1820, algunos indígenas expresaron que algunos habían sido llevados a la guerra y nunca regresaron.

El resguardo de Zerrillos fue extinguido por orden del gobierno de Cartago y sus tierras supuestamente serían vendidas para hacer inversión en educación. Lo cierto es que no hubo venta, los indígenas desaparecieron y las tierras también. ¿Quiénes las ocuparon?. Sigue el enigma.