6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dice aspirante a la alcaldía de Aranzazu «Mi prioridad será la construcción de un nuevo hospital»: Lisímaco Amador

20 de agosto de 2019
20 de agosto de 2019

Por José Miguel Alzate

El aspirante a la Alcaldía de Aranzazu por una coalición de cuatro partidos, Lisímaco Amador Cuesta, buscará ante los gobiernos departamental y nacional recursos para la construcción de un nuevo hospital porque considera que es la obra más urgente que necesita el municipio que aspira a manejar como alcalde a partir del primero de enero del 2020. La afirmación la hizo el candidato que se inscribió a nombre del partido Centro Democrático en reportaje con Eje 21. Estas son sus respuestas.

¿Qué lo llevó a aceptar la propuesta de convertirse en candidato del Centro Democrático a la alcaldía?

Soy administrador público de la Esap y tengo una especialización en gestión pública. Esta es una profesión que lo capacita a uno para administrar bien sea una empresa pública o un municipio. Quiero poner en práctica mis conocimientos en este sentido para ayudar a construir un Aranzazu con equidad social. Acepté la propuesta que me hizo Gabriel Zuluaga Montes de ser candidato a la alcaldía porque pienso que puedo trabajar por la comunidad, buscando el desarrollo de un municipio que tiene grandes fortalezas en distintos frentes.

¿Qué significa para usted que cuatro movimientos políticos lo estén acompañando en su aspiración? 

Una satisfacción muy grande. Interpreto este apoyo como un voto de confianza de varios sectores políticos para sacar adelante un proyecto político que busca generar oportunidades para todos, buscando mejorar la calidad de vida con obras de infraestructura que representen desarrollo para toda la comunidad. Esta es una coalición lograda sobre los tres ejes programáticos que he puesto a consideración de la gente para buscar la equidad social. Los grupos que me apoyan en esta aspiración saben que soy un hombre serio y que quiero trabajar para hacer de Aranzazu un pueblo con futuro.

¿Qué haría usted como alcalde para despertar en los jóvenes el sentido de pertenencia hacia el pueblo? 

Infundirles el amor por el espacio de la infancia. Querer el pueblo donde se llega a la vida está en el alma de la gente. Como alcalde apoyaría campañas para enseñarles a los jóvenes lo que es el sentido de pertenencia, buscando infundirles admiración por nuestras tradiciones, respeto por nuestros valores, apego por lo que somos como sociedad y, sobre todo, llevar con orgullo ese gentilicio aranzacita que nos da identidad en cualquier parte. Trabajare por convencer a la gente de que se debe regresar a las raíces porque ahí está nuestro valor como seres humanos.

Contémosle a la gente cuál ha sido su experiencia administrativa en el campo público. 

Toda la vida he estado vinculado a la actividad pública. Cuando terminé mis estudios secundarios me vinculé a la Administración Municipal primero como funcionario de la tesorería. Después tuve la oportunidad de desempeñarme como personero cuando para ejercer ese cargo no se requería título universitario. Ejercí como alcalde durante dos años gracias al nombramiento que me hizo el entonces gobernador Fortunato Gaviria. Trabajé 23 años en el hospital Felipe Suarez de Salamina. Esta experiencia me permitió tener conocimiento sobre cómo se maneja la salud.

¿Qué recuerdos tiene de esos años en que se desempeñó como alcalde? 

Que el presupuesto del municipio era muy pequeño. Los ingresos alcanzaban escasamente para pagar la nómina. No se podían hacer obras con recursos propios. Para poder hacer algo había que gestionar ante el gobierno departamental, y buscar el apoyo del gobernador para que la nación nos tuviera en cuenta. El presupuesto anual era de cincuenta y dos millones de pesos. Cuando eso el municipio no contaba con los ingresos que tiene ahora, como la sobretasa a la gasolina o la participación en los impuestos a la telefonía celular o las transferencias del Gobierno Nacional.

Lisímaco Amador con su esposa e hija

¿Tiene en mente alguna obra para ejecutar en su administración de ser elegido alcalde el próximo 27 de octubre?    

La necesidad más sentida que tiene en este momento Aranzazu es la construcción de un nuevo hospital. El que tenemos es obsoleto. Necesitamos unas instalaciones más modernas, con mejores servicios para la comunidad, donde no haya que remitir a los usuarios a otra parte por cualquier dolencia. Mi prioridad será la construcción de un nuevo hospital. Gestionaré ante el Ministerio de Salud recursos para que esta obra que es un sueño de los aranzacitas se haga realidad. Pienso que la oportunidad está dada porque tendremos un gobernador amigo y un presidente del Centro Democrático que seguramente nos dará la mano.

El déficit de vivienda para las clases menos favorecidas es grande en Aranzazu. ¿Qué hará para solucionar este problema en el municipio? 

No sé por qué en esta administración no se pudo ejecutar un programa de vivienda. Tengo conocimiento de que el municipio dispone de algunos lotes para este propósito. Buscaré, con el apoyo de la clase política del departamento, que el Ministerio de Vivienda nos vuelva a tener en cuenta en sus programas de construcción de vivienda para familias en estado de vulnerabilidad. El municipio tiene los lotes. Lo que se debe hacer es gestión. Estoy dispuesto a hacerla para que las familias que todavía habitan zonas de riesgo puedan contar con una vivienda digna.

A usted le tocó emprender la obra de construcción de un nuevo acueducto en el municipio. ¿Cómo lo logró? 

Le cuento lo que me tocó hacer. Yo era un alcalde de filiación liberal. Llegué al cargo debido a la coyuntura creada por el presidente Virgilio Barco cuando creo el sistema gobierno – oposición. Me nombraron porque yo era liberal. Para lograr que el departamento se comprometiera con la construcción del acueducto tenía que mostrarle al gobernador que contaba con el apoyo del Concejo Municipal. Logramos un acuerdo que nos permitió ir unidos a la gobernación para solicitar la ejecución de la obra.

A usted no le correspondió la instalación de contadores. ¿Tuvo dificultades para convencer a la comunidad de lo necesario que era un nuevo acueducto? 

La verdad, había resistencia porque la gente temía que las tarifas se elevarían con la instalación de los contadores. En el pueblo todos pagaban tarifas que no llegaban a los veinte pesos mensuales. Convencer a la comunidad de que la obra era necesaria no fue fácil. El problema de la instalación de contadores le tocó enfrentarlo a Mario Cesar Restrepo. Pero logramos que la obra se hiciera gracias al compromiso del entonces gobernador, Fortunato Gaviria. El fue conmigo y con los concejales hasta Empocaldas para hacerla realidad.

Los índices de pobreza en Aranzazu son altos. ¿Qué hará para buscar disminuirlos?

He pensado mucho en este tema. Lograr un pacto por la equidad es conveniente para el municipio. Lo lograríamos si podemos convencer a grandes empresas de que en el municipio se pueden establecer maquilas. Aquí hay buena mano de obra. Si logramos que empresas de confección establezcan aquí un punto de producción aprovechando la mano de obra se podrían generar empleos. Esto es posible. En Antioquia muchas empresas contratan la producción con madres cabeza de familia aprovechando que tienen una maquina de coser. En Caldas podrían hacer lo mismo.

¿Cómo califica la gestión de Jorge William Ruiz como alcalde?   

Pienso que fue una administración huérfana de líderes políticos representativos que pudieran ayudarle a gestionar recursos ante el Gobierno Nacional. Aquí ayudaron a elegir a un senador oriundo de Antioquia que se olvidó de que en Aranzazu obtuvo votos. Pero nunca regresó. Recordemos que el actual alcalde fue elegido con los votos del yepismo. Pero una vez ganó la alcaldía cambió de partido. Jorge William Ruiz se quedó sin padrinos que se apiaden del municipio y ayuden a gestionar recursos. En definitiva, no le fue bien.

Lisímaco Amador acompañado, entre otros, por el aspirante a la Alcaldía de Salamina, Manuel Fernando Tirado, y el candidato a la Asamblea, Gabriel Zuluaga.

En una evaluación objetiva, ¿cuál considera usted que ha sido el mejor alcalde que ha tenido Aranzazu? 

Le respondo esta pregunta con toda la sinceridad: para mi el mejor alcalde que ha tenido Aranzazu se llama Gabriel Zuluaga Montes. No solo por haber ejecutado obras, sino por la transparencia comprobada en el manejo de los recursos públicos. Gabriel es antes que un político un excelente administrador. Tengo que reconocerle que durante su gestión el municipio obtuvo los primeros puestos en eficiencia fiscal a nivel departamental. Jorge William Ruiz lo deja en los últimos puestos.

¿Qué les dice a los aranzacitas para convencerlos de que el 27 de octubre depositen su voto por usted? 

Primero que todo, que tengo una hoja de vida limpia. Segundo, que voy a garantizar el manejo de los recursos del municipio con honestidad. Tengo pensado establecer un comité de transparencia para garantizar que las adjudicaciones de contratos para obras públicas se hagan sin mediar intereses políticos, libres de presiones, sujetos a procesos limpios. También que quiero trabajar para posicionar a Aranzazu como un municipio con vocación cultural.