2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo-le, fraude, transectorialidad, universo, tratarse de

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
6 de agosto de 2019
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
6 de agosto de 2019

Quisquillas de alguna importancia 

Como nota curiosa, el Universo no está en ninguna parte, pues no hay otro con el que se pueda establecer la relación de lugar.

 Del ‘leísmo’ (empleo del dativo del pronombre personal de tercera persona –‘le’– en lugar de su acusativo –‘lo’–), y que era corriente en la época de los clásicos, he hablado en oportunidades anteriores. Insisto, porque la siguiente muestra me da pie para añadir algo: “…supo lo que era huir de perseguidores como la noche septembrina en Santa Fe de Bogotá; muchos no le apoyaron en sus sueños libertadores” (LA PATRIA, presbítero Efraín Castaño, 24/7/2019). La construcción castiza es la siguiente: “…muchos no lo apoyaron en sus sueños…”. Ahora bien, y es lo que quiero agregar, si se suprime la preposición ‘en’, se justifica el dativo ‘le’, pues de esta manera cambia la estructura de la oración, así: “…le apoyaron sus sueños libertadores”. En esta construcción, ‘le’ (a él) es el complemento indirecto del verbo ‘apoyar’, cuyo acusativo es ‘sus sueños’. ¡Ah, la gramática, padre! Además, en la frase hace falta la coma después de ‘perseguidores’, pues su ausencia puede causar ambigüedad. ***

El doctor Flavio Restrepo G. afirmó: “El fraude, del latín faus o fraudises…” (LA PATRIA,  25/7/2019). Ninguna de las dos. La primera, ‘faus’, imagino, fue producto de un error involuntario de digitación, porque la palabra latina es ‘fraus’ (nominativo singular); la segunda, que ignoro de dónde la sacaría, no existe en latín. Nuestro sustantivo ‘fraude’ viene del latín ‘fraus-fraudis’ (‘mala fe, engaño, fraude, falsedad, malicia, astucia, perfidia; decepción; daño, detrimento’). El plural de sus casos nominativo (el del sujeto), vocativo (que sirve para invocar o llamar) y acusativo (del complemento directo) es ‘fraudes’, porque la terminación del plural de los otros casos (genitivo, dativo y ablativo) es diferente. Una de las características de tan hermoso idioma. ***

En un editorial de El Tiempo leí la siguiente frase: “Liberar a los menores de la violencia debe ser una política de Estado en un contexto de integralidad y transectorialidad, alejada de la retórica cortoplacista” (26/7/2019). La palabreja ‘transectorialidad’ me dejó turulato, porque no capté su pertinencia en el texto. La diseccioné, entonces, para ver si así sí, y éste fue el resultado: El prefijo ‘trans-’ significa ‘al otro lado’ (‘transandino’), ‘a través de’ (‘transparente’), ‘de un lado al otro’ (‘transcribir’) o ‘situado detrás’ (‘trasaltar’, ‘trasescena’). ‘Sector’ es la “parte de una ciudad, de un local o de cualquier otro lugar”, o “cada una de las partes de una colectividad o grupo” (significado apropiado en la cita, creo). ‘Sectorial’, adjetivo, “que pertenece a un sector”. E ‘-idad’, sufijo que significa “cualidad en sustantivos abstractos derivados de adjetivos”. Entre paréntesis, los diccionarios tradicionales no acogen ni el adjetivo ‘transectorial’ ni el sustantivo ‘transectorialidad’. Hecha la disección, me quedé en las mismas, y, por pereza, ‘lo dejé así’. ***

 Persiste el padre Gonzalo Gallo con sus multiversos y pluriversos  para decirles a sus lectores que hay ‘muchos universos’ (LA PATRIA, Oasis, 27/7/2019). El ‘Universo’ es uno solo. El término viene del sustantivo latino  ‘universum-i’ (del adjetivo ‘universus-a-um’ – todo entero, general, universal), que quiere decir ‘el conjunto de todas las cosas: el Universo’. Digamos, el conjunto de los millones y millones de galaxias que los astrónomos afirman que hay en el espacio ilimitado. Para poder hablar de ‘varios universos’, éstos tendrían que estar separados por algo (¿un muro?), lo cual es un absurdo científico. Y hasta filosófico, precisamente por la idea que expresa el término ‘universo’.  Como nota curiosa, el Universo no está en ninguna parte, pues no hay otro con el que se pueda establecer la relación de lugar. ***

Así redactaron: “Porque esto no se trata de Nairo”, “Esto no se trata de apoyar o no  a los deportistas colombianos…” (El Tiempo, Alejo Zableh Durán, 27/7/2019). “De eso se tratan los video juegos” (Ibídem, Tecnología, destacado). ¿Aprenderán algún día que la locución ‘tratarse de’ es impersonal?

[email protected]