7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La salud del magisterio, un derecho vulnerado

Profesor comprometido con la transformación del país a través de la educación. Formado en Lic. En Biología y Química, Mg. En Enseñanza de las Ciencias, Doctorando en Didáctica y constante investigador vinculado a la educación universitaria. Twitter: @DavidAlTama.
30 de agosto de 2019
Por Omar David Álvarez Tamayo
Por Omar David Álvarez Tamayo
Profesor comprometido con la transformación del país a través de la educación. Formado en Lic. En Biología y Química, Mg. En Enseñanza de las Ciencias, Doctorando en Didáctica y constante investigador vinculado a la educación universitaria. Twitter: @DavidAlTama.
30 de agosto de 2019

ARISTAS

Los días 28 y 29 de agosto se presentó un nuevo paro nacional del magisterio que cesó actividades por 48 horas, esta vez clamando por el derecho a la salud, pues ellos promulgan que el servicio que reciben es de baja calidad, malas atenciones, incumplimientos en tratamientos, ausencia casi completa de especialistas, entre otros, por parte de la EPS que les corresponde.

Durante 2019 las denuncias por la calidad deplorable brindada por Cosmitet, son innumerables. En el Periódico la Patria, del 19 de julio, se registro el caso de una profesora que ante la falta de atención por la EPS, y por supervivencia  ha tenido que acudir a tratamiento particular con una inversión superior a 12 millones de pesos.

¿Cuáles son las fallas de Cosmitet? Según la Superintendencia Nacional de Salud entre los PQR más frecuentes están: el caos en la asignación de citas por el sistema telefónico, agendas copadas, envío de usuarios a direcciones inexistentes; no entrega de medicamentos o suministro parcial; inconvenientes para la afiliación de los maestros o de sus beneficiarios; negación de autorizaciones para exámenes y procedimientos; interrupción de tratamientos.  Aunque ya existe una sanción impuesta a la EPS mediante la resolución 5097 de 2019, no son notables los cambios y poco esperan los maestros.

¿Si la calidad del servicio es deficiente, por qué siguen contratando a Cosmitet? ¿Qué intereses juegan en estos procesos?

Es difícil de comprender por qué el FOMAG, cuando hace la invitación publica a entidades que garanticen la prestación de servicios de salud del plan de atención integral, y la atención médica derivada de los riesgos laborales para los afiliados al fondo nacional de prestaciones sociales del magisterio en el territorio nacional, sigue contratando a Cosmitet, entidad que ha demostrado deficiencia y cientos de quejas radicadas en la Supersalud.

¿Y a toda estas, cómo interviene Fecode frente a la crisis?.

El efecto mariposa se hace cada vez más evidente, con consecuencias que llegan hasta los estudiantes, enfrentados a un sistema de calidad cuando menos tocado en su eficiencia por la falta de actividades escolares previstas.

La movilización del magisterio amerita la solidaridad de la sociedad civil, no es justo que estos constructores de país carezcan de servicios de calidad en salud. El gobierno tiene que cumplir con seriedad este compromiso y responsabilidad, frente a un derecho del gremio.