24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Indagatoria al expresidente Uribe: es tardía, inconveniente y politiquera

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de agosto de 2019
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de agosto de 2019

Comunidad y Desarrollo

El llamado a indagatoria al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, en forma: tardía, inconveniente y politiquera -, para el 8 de octubre próximo-, a 19 días de las elecciones regionales; producirá una desbandada política a favor del Centro Democrático; sus detractores y opositores muy seguramente quedarán tendidos en la arena como los toros de lidia, que cuando no muestran buena casta y nobleza, son encerados de nuevo, para ser utilizados de relleno en próximas corridas.

Causa tristeza y preocupación que la justicia se preste para ser   receptora de un expediente construido a base de falsas imputaciones y viejas rencillas politiqueras, sobre todo polarizando al País, en forma tal, que, por ese hecho de ahora en adelante, las campañas a: gobernaciones, alcaldías, asambleas, concejos y ediles, se verán mayormente polarizadas y Dios no lo quiera, con agresiones físicas y verbales, que pueden desencadenar en graves problemas de orden público.

No se justifica que el expresidente y senador Álvaro Uribe, sea llamado a indagatoria a dos semanas de las elecciones regionales; tal determinación está causando zozobra y malestar en el mundo jurisprudencial: nacional e internacional, lo que podría interpretarse como una jugada de sesgo político, para perjudicar a su partido: Centro Democrático, en las elecciones del 27 de octubre, que justamente ha sido uno de los más votados en los últimos comicios electorales y del cual es su fundador y jefe máximo.

La justicia debe ser: seria, pronta, honesta y transparente, las pruebas que se aportan a un proceso deben resistir todo el acervo probatorio y no servir de esguinces jurídicos para perjudicar ciudadanos de bien, como en el proceso que sigue la Corte Suprema de Justicia al expresidente y senador Uribe.

¿Hasta cuándo la mayoría de los colombianos tendremos que aguantar a toda una jauría de opositores del expresidente y senador Uribe, haciendo toda clase de marrullas y triquiñuelas para enlodarlo y enredarlo con la justicia?

Pero, lo más grave, es que todo se haga en vísperas de los comicios electorales regionales, cuando la Corte Suprema de Justicia, ha tenido tiempo suficiente para hacerlo desde tiempo atrás; valdría la pena que la Procuraduría y el defensor del Pueblo, indagaran sobre este asunto, que no está nada claro para la opinión pública.

Pero también valga decir que, a la Corte Suprema de Justicia, le ha faltado más transparencia para definir la situación jurídica del expresidente Uribe, que siempre ha demostrado estar dispuesto a colaborar en aras de aclarar las dudas sembradas por sus detractores, prueba de ello, es que pidió ser escuchado en versión libre, lo que finalmente le fue negado.

Es de muy mal gusto para la justica de nuestro País, el llamar a indagatoria al expresidente y senador de la república Álvaro Uribe Vélez; nadie entiende el porqué, la Corte Suprema de Justicia que se encuentra atiborrada de expedientes más urgentes por resolver, desvía la atención pública, llamándolo a indagatoria para el 8 de octubre. ¿Simple y llanamente por montar un show político?

¿Hasta cuándo tendremos que soportar los colombianos que en vísperas de, elecciones, la figura del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, continúe sirviendo de trofeo y comodín de falsas acusaciones y denuncias, que pasadas las contiendas electorales finalmente a nada conducen?

Desde que el expresidente y senador Uribe Vélez, entregó el poder, casi todos los días por diferentes medios de comunicación, aparecen contra él falsas acusaciones, que finalmente se diluyen en los estrados judiciales, puesto que las pruebas presentadas no resisten el acervo probatorio, ya que se ocultan en los cerebros pecaminosos de sus falsos detractores y acusadores.

 

[email protected]