11 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Elecciones criminalizadas?

25 de agosto de 2019
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
25 de agosto de 2019

Que me acuerde: a muchos recolectores de café, les pagaban en el pasado con marihuana. En dosis, para su “porción” personal. Les “cancelaban de contado” en especie: con marihuana. Eran “tribus” rurales acogidas con el “veneno” en hierba.

Era parte del salario. En especie, para llamarlo de alguna forma. Que corría de finca en finca. La “maleza” humana explotada por finqueros y por mafias que infiltraron el campo.

Hoy la presencia de bandas criminales, Carteles,  siguen haciendo el negocio pero esta vez influyendo en las elecciones.

La denuncia la hizo Jaime Gutiérrez Ospina, actual asesor de la Confederación de Juntas de Acción Comunal en temas de Derechos Humanos, víctimas y Construcción de Paz.

En recorridos que acaba de concluir por la zona rural y urbana de Risaralda, con un aditivo especial: las “ollas” o las guaridas, entregas, las bodegas, ya no son propiedad exclusiva de barrios pobres. Está en estratos altos. Llegaron para quedarse.

Ya existe un mapeo de ubicación impresionante que se expandió en Risaralda. Que llegó incluso a zonas indígenas. A apartados lugares como San Antonio del Chamí.

No es nuevo: se viene aplicando en dos elecciones pasadas desde el Congreso. Se suministra droga, se hace el truque, el cambio, por el voto. Una dosis personal para “dirigir” el voto como respuesta al alto consumo.

Ello permite auge de danza de recursos  que van para alimentar campañas políticas: vallas, carro vallas, camisetas.

De ello , sindica la irrupción de Carteles mexicanos (Sinaloa, Zetas) mezclados  o en complicidad con Rastrojos , la poderosa Cordillera. Pregunten si Los Pelusos están en La Celia buscando salida por Pueblo Rico y meta Chocó.

¿Dosis de droga, por votos en Risaralda? El balón está en el terreno de las autoridades. ¿Nos seguimos metiendo mentiras?