25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

15 preguntas al concejal Roger José Carrillo “Bogotá estuvo abandonada por 16 años”

1 de agosto de 2019
1 de agosto de 2019
Roger José Carrillo Campo en el concejo de Bogotá.

Por Guillermo Romero Salamanca

Son las cinco de la mañana y el concejal conservador Roger José Carrillo Campo ya está listo para emprender una jornada visitando a sus líderes. Necesita superar los 16.700 sufragios que conquistó hace 4 años y para ello debe recorrer en cada correría casi 120 kilómetros. Lo acompaña su equipo de nueve profesionales.

Observa la ciudad que nunca duerme. Saluda a las vendedoras de tinto que a esta hora de la mañana atienden a un grupo de taxistas. Durante el día el concejal toma tinto y bebe agua. Desayuna con changua, huevos y dos panes. Otros días podría ser un chocolate y dos almojábanas.

Bogotá tiene 19 localidades urbanas y una rural. Es imposible recorrerlas en un día. Hoy debe visitar a sus líderes en Ciudad Bolívar –una localidad tan grande como Bucaramanga y con unos 800 mil habitantes—y para ello debe ascender desde los 2.600 hasta los 3.100 metros sobre el nivel del mar.

Bogotá recibe a miles de personas de todo el país. Por eso es tan común desayunar con un tamal tolimense, unos pandebonos vallecaucanos y una costeña arepa e’ huevo. Todo tipo de acentos se escuchan en la ciudad: paisas, llaneros, santandereanos, boyacenses se combinan unos con otros.

Es una ciudad donde se vive para trabajar.

El Concejo de Bogotá está compuesto por 45 concejales que pertenecen a 9 bancadas de diferentes partidos políticos y en el 2019 aprobaron un presupuesto para la ciudad de 24.6 billones de pesos.

Uno de esos concejales es Roger José Carrillo Campo, un experto en economía pública, finanzas públicas, banca de inversión, negociación intra empresarial. Lleva dos períodos en el ente que rige los destinos de la ciudad y aspira a un tercero. Habla con voz suave, casi que susurra, pero da unos conceptos claros sobre cada una de las preguntas que le hacen los ciudadanos.

Concediendo entrevistas.

LAS 15

–¿Cómo mejorar la cultura ciudadana en Bogotá?

–Soy el autor del Acuerdo 609 de 2015 por el cual se creó la Red de Cultura Ciudadana y Democrática. Bogotá es una ciudad en la que habitan personas de todas partes y hace falta sentido de pertenencia. Hasta el momento, nuestros administradores se han quedado cortos en las campañas pedagógicas. He sido muy crítico de ello y he llamado la atención en diversas ocasiones sobre la necesidad de ser más contundentes.

–Los ciudadanos no quieren pagar más valorizaciones porque no se hacen las obras. ¿Usted está de acuerdo?

–Presenté ponencia negativa en el 2017 al Proyecto de valorización precisamente por ello, porque la gente necesitaba ver obras, adelanto en la recuperación de la malla vial y se pusieran al día algunas obras que venían atrasadas de la administración anterior. El más reciente proyecto de valorización lo voté positivo, obviamente hice la salvedad que no estaba de acuerdo con la construcción del Proyecto en la Zona de Chapinero y que mejor era recuperar parques abandonados y por supuesto adelantar obras. Los bogotanos vamos a agradecer en 4, 6 y más años, los trabajos que adelantó esta administración.

–A usted le toca recorrer casi toda la ciudad. ¿En dónde preparan el mejor ajiaco?

–El mejor ajiaco lo preparan en la Plaza de Mercado de la Perseverancia.

–¿Qué puntos de Bogotá le parecen más bonitos?

–Bogotá tiene sitios maravillosos para visitar. Me gusta la arquitectura de las iglesias, Monserrate, la zona de la Candelaria, La Plaza de Bolívar, El Parque Simón Bolívar, La Estación del Tren en Usaquén, los cerros, los humedales…hay muchos sitios para caminar como la zona de la Soledad en dónde está el emblemático Park Way.

–¿Bogotá siempre será una ciudad de huecos?

–No, lo que pasa es que esta ciudad estuvo abandonada durante 16 años por sus malas administraciones, la malla vial estuvo abandonada y el progreso rezagado. Por eso esta administración ha hecho grandes esfuerzos por recuperar la ciudad.

–¿Se podrá tener algún día un encuentro colombiano en Bogotá?

–Radiqué un Proyecto de Acuerdo para realizar un Carnaval que permita hacer una Fiesta Intercultural y Multicultural convirtiendo a Bogotá en el lugar de convergencia de las diversas culturas.

–¿Qué libro está leyendo?

–Acabo de leer ¡No nos rendiremos jamás!, Los mejores discursos de Churchill y la Batalla por la Paz de Juan Manuel Santos

–¿Qué le ha gustado de las obras de Peñalosa?

-Los nuevos espacios para la recreación y el deporte en Localidades como Ciudad Bolívar, son un ejemplo, me gustan los proyectos de desarrollo urbano. Reitero que en unos años veremos y agradeceremos los bogotanos, proyectos de colegios, escenarios culturales como la Cinemateca, escenarios deportivos, la intervención que está haciendo en la modernización en acueductos y alcantarillados. Veremos 6 hospitales públicos en localidades que lo necesitan con urgencia como Usme y Bosa, jardines infantiles, las obras complementarias para descontaminar el Río Bogotá y por supuesto esperamos el Metro, la avenida Alsacia que va a descongestionar a una localidad tan populosa como la de Kennedy. La verdad, desde el Concejo de Bogotá se le aprobaron recursos muy importantes y con seguridad las obras harán historia para los capitalinos.

–¿Si usted fuera alcalde también mandaría cortar los árboles?

-La tala de árboles no se hace sin los respectivos conceptos técnicos que requieren las autoridades ambientales.

–¿Cree que los colombianos han sido justos con Bogotá?

–Lastimosamente muchos colombianos no han sido justos con Bogotá, esta parece ser una tierra de todos y de nadie, sin amor por ella, sin sentido de pertenencia.

–¿Qué se está perdiendo en Bogotá?

–Acá perdimos cultura, valores, respeto por nuestros congéneres y por el bien público, se perdió el concepto de Deberes y solo se reclaman derechos. Mi objetivo con el acuerdo de Cultura Ciudadana es volver a los valores, recordarles a todos quienes llegan a esta bella ciudad, que también le deben buen comportamiento, respeto, que lo que dañan nos cuesta a todos.

Con líderes de Ciudad Bolívar.

–¿Sabe qué es carachas?

–Claro, carachas y caray son expresiones muy del cachaco bogotano, usadas para expresar asombro, estupor o también cuando algo gusta mucho.

–¿Los concejales comprenden lo que es Bogotá?

-Por supuesto que entendemos lo que significa como ciudad. No hay un solo concejal que no recorra las diversas localidades siempre y sabemos los retos en materia de seguridad, educación, salud, empleo que tenemos, por ello siempre estamos presentando proyectos de acuerdo que mejoren en general la calidad de vida de los bogotanos y pongan a Bogotá a la altura de las grandes ciudades del mundo.

–¿Es cachaco, rolo, bogotano o capitalino de Colombia?

-Acá vine a terminar mis estudios, llevo 35 años en esta ciudad que me ha permitido crecer y también trabajar por ella, esto casado con bogotana y mi hija es bogotana, soy bogotano.

–¿Ha bailado con la 33?

-No soy un hombre muy fiestero, ni muy bailador, prefiero las buenas charlas con mis amigos y familia, pero alguna vez me invitaron a escuchar a La 33 y me parece un grupo de salsa bogotano que no tiene nada que envidiarles a los buenos grupos salseros de Cali o de otros países.