2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vergüenza ajena

8 de julio de 2019
Por Alberto Zuluaga Trujillo
Por Alberto Zuluaga Trujillo
8 de julio de 2019

De respetable y respetada, Santa Rosa de Cabal se vino a menos. Asiento de distinguidas familias que una a una fueron emigrando hacia otros lares en busca de nuevos horizontes, “la ciudad modelo del Departamento modelo”, llamada así por Marco Fidel Suárez a comienzos de 1900, dejó de serlo y es hoy,  una ciudad que nada tiene de santa y muy poco de cabal. El espíritu tranquilo y calmado del santarrosano unido al de gentes venidas de otras partes, hicieron de él un hombre carente del arraigo por su tierra, convirtiéndolo en un ser indolente, incapaz de reaccionar en defensa del terruño. De ahí, el estado de postración en que se encuentra. Con una ubicación privilegiada, un clima envidiable y una riqueza geográfica exuberante que hacen de ella un emporio turístico insuperable en la región, Santa Rosa de Cabal es guarida fértil para el saqueo del  erario público, en donde una clase política ladrona ostenta el récord, en tan  solo 19 años, de que cinco de sus alcaldes hayan pasado del Despacho a la cárcel y otros, altamente cuestionados. Que  haya sucedido una vez, sería de lamentar pues, en el mundo estamos pero, cinco veces, es ya inaudito. ¿Qué ha pasado con Santa Rosa? ¿En qué andan sus cerca de 100 mil habitantes? Lo que denominan fuerzas vivas ¿dónde están? Club de Leones, Club Rotario, Cámara Junior, Sociedad Bolivariana, Casa de la Cultura, Sociedad de Mejoras Públicas, Cámara de Comercio, en fin,  entidades que debieron pellizcarse hace rato ¿no creen  tener cuota grande de responsabilidad por su decadencia? ¿Acaso estas entidades no son por naturaleza el escenario propio para debatir la suerte de la ciudad? Me duele en el alma lo que está sucediendo en mi tierra. Y por dolerme, es que hablo con  crudeza y realidad con la autoridad moral y política que me reviste el haber sido en tres ocasiones su Alcalde, su Concejal durante 20 años, su Diputado y su Congresista. ¡Ah tiempos tan distintos aquellos en que había un profundo respeto por lo público! Siento el peso abrumador de la vergüenza ajena. Próximos a elegir  Alcaldes, Concejales y Diputados el 27 de octubre, dentro de cuatro meses, ¿Santa Rosa a quién va a elegir a la Alcaldía y quienes al Concejo y la Asamblea? Como un acto de mea culpa, las entidades llamadas cívicas debieran liderar  un robusto movimiento de rescate y salvación de la ciudad, constituyéndose en caja de resonancia del mejor de los candidatos, hombre o mujer, para confiar la dirección del municipio, independiente de su condición ideológica, solo pensando en acertar. Tan grave es su deterioro, que el lote del antiguo Hospital, en el centro de la ciudad, pasó a manos particulares para ser construido  y La Casa Conservadora, ubicada en el marco de la plaza de Bolívar, adquirida peso a peso por los godos de la época en los años 50, es sujeta hoy de fuerte pulso que hace temer su pérdida, también  a manos particulares. Es, sin duda alguna, una ciudad envilecida por la politiquería en dónde los financiadores son conocidos pero, a sus habitantes, poco o nada les importa.

[email protected]