8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Constitución Política: Norma de normas

10 de julio de 2019
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
10 de julio de 2019

Garapullo

En virtud del artículo 241 de la Constitución Política, a la Corte Constitucional se le confía la guarda de la integridad y supremacía de la Constitución Política. Dicha tarea, la realiza la Corte Constitucional con ocasión de las funciones de las Ramas Ejecutiva y Legislativa del poder público, es decir, que lo que hace la Alta Corte es decidir, a través de sentencias de constitucionalidad, la conformidad de la creación de leyes del ordenamiento jurídico con la Carta Magna.

Para el cumplimiento de tan importante labor,  los magistrados de la Corte Constitucional exponen sus teoría de acuerdo a la línea de pensamiento que profesen o que apliquen en sus fallos. Por eso es que no siempre algunos sectores o ciudadanos del común están de acuerdo con los fallos del Tribunal Constitucional.

Uno de los primeros en hablar de Tribunales constituciones o de jurisdicciones constituciones, fue Hans Kelsen, cuyo fin propósito era que ejercieran la función de “legislador negativo”, con el fin de invalidar o anular toda norma o ley contraria a la constitución. En la “Teoría Pura del Derecho”, Kelsen planteó que el estudio y la aplicación del derecho, debían estar libres de toda orientación o ideología política, basado en el positivismo jurídico.

Para una mayor comprensión del asunto, debemos traer a colación algunas corrientes iusfilosóficas, las cuales, por cuestiones de espacio no podemos abordar ampliamente, pero sí de manera clara y suscinta.

El Iusnaturalismo, es la doctrina iusfilosófica que considera que las normas o derechos son propios o inherentes a la condición humana y, por lo tanto, anteriores a cualquier derecho establecido, es decir, que se trata de principios y normas morales.

Contrario al Iusnaturalismo, el Iuspositivismo, considera que el único conocimiento verdadero es el científico y que el origen del derecho es la ley, por lo tanto, no admite idea anterior a ésta; se trata del conjunto de normas escritas que hacen parte de un ordenamiento jurídico, las cuales se determinan por la verdad y la falsedad a través de la verificación, que se erige bajo el principio de “darme las pruebas, yo te daré el derecho”. 

El Iusrealismo, sostiene que el derecho no proviene de la ley, sino de la interpretación del operador judicial, es decir, que éste crea el derecho en la sociedad, como una interpretación de la ley, de acuerdo con la realidad existente, es el típico caso del sistema del precedente judicial, propio de los Estados Unidos. 

El Iusracionalismo, se fundamenta en el derecho natural y la razón humana, que define el derecho como un conjunto de normas conocidas racionalmente que se fundamente únicamente en la naturaleza racional del hombre.

De acuerdo con estas teorías filosóficas del derecho y su aplicación, es que el juez constitucional ejerce su función de guardián de la integridad y supremacía de la Constitución Política, debido a que el concepto Constitución, según el constitucionalismo moderno, es un concepto fronterizo entre lo normativo y lo institucional, por un lado y el poder y los actores político, por el otro. Esto explica muchas de las tensiones internas de las decisiones de la Corte Constitucional colombiana.

Por eso la Corte Constitucional, debe asumir una concepción comprensiva de la realidad, que hace que deba tener cuenta en sus decisiones, la realidad política, económica, social y cultural del país. Por eso, algunas veces sus fallos caen mal en la sociedad y en las instituciones, de acuerdo con la óptica que se miren.

Esa mixtura de lo normativo con lo institucional, del poder y los actores políticos, propia del constitucionalismo moderno, es lo que hace que dentro del Estado social de derecho exista un Tribuna constitucional que garantice la intengridad y supremacía de la Constitución como norma de normas, que debe primar sobre las demás normas, las cuales no pueden ser incompatibles con ésta y en caso de incompatibilidad entre una ley u otra norma con la Constitución, se aplicarán las disposiciones constitucionales.

Por eso es que en el sistema de pesos y contrapesos (checks and balance), los tribunales constitucionales cobran una importancia suprema, pues de ellos depende el equilibrio de la balanza entre las ramas del poder público.

 

[email protected]