6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Vuelven los falsos positivos?

10 de junio de 2019
Por Alberto Zuluaga Trujillo
Por Alberto Zuluaga Trujillo
10 de junio de 2019

La hoja de ruta del actual gobierno es incierta y preocupante. Conocida la directriz emanada de la comandancia del Ejército, The New York Times alertó que el documento llamado “Planteamiento de Objetivos 2019”, podría representar una presión sobre las tropas para mostrar mejores resultados operacionales, incluso a costa de la vida de civiles. La cumbre, convocada por el General Nicacio Martínez comandante  del Ejército, a la que asistieron 50 de los más altos mandos de la institución en Tolemaida, produjo un  reportaje del periodista Nicholas Casey de dicho rotativo, en el que publicó los documentos que sustentan la entrevista, señalando que las Fuerzas Militares de Colombia estarían reviviendo las ejecuciones extrajudiciales conocidas como los falsos positivos que, bajo el gobierno de Álvaro Uribe, tuvieron ocurrencia, midiendo éxitos por número de muertos. El reportaje, destaca el asesinato del desmovilizado de las Farc Dimar Torres por parte de un suboficial del Ejército quién, según el ministro Botero, en un forcejeo entre este y el desmovilizado que pretendía arrebatarle su arma, un disparo acabó con su vida. Posteriormente, la investigación de la Fiscalía y las denuncias de la comunidad, dejaron claro que Torres fue asesinado después de haber sido amarrado,  intentando luego enterrar su cuerpo en el monte. Las instrucciones del alto mando militar son una  copia  de las implementadas en la década del 2000, las cuales presentaron resultados en el combate, pero generaron indignación nacional cuando se supo que los uniformados, con el fin de cumplir sus cuotas, cometieron asesinatos generalizados y desapariciones de civiles. Ante lo sucedido, el comandante del Ejército anunció el retiro de la directriz con el fin de “evitar malas interpretaciones”. ¿Cuáles malas interpretaciones? Una vez más mete la pata el Gobierno. No atina en lo absoluto. Terco como lo es, terquedad que le viene de su presidente eterno, continúa a paso lento rodeado de unos ministros que, sin nada que mostrar están totalmente desgastados por inútiles en esos cargos, así en anteriores puestos, como Guillermo Botero en Fenalco, hayan tenido éxito. No siempre todos servimos para todo. El ascenso del General Martínez conjuntamente con sus compañeros y los de la Policía Nacional, aprobados por el Senado, es un justo reconocimiento, no solo a la entrega y dedicación, sino a la abnegada tarea desplegada por nuestras Fuerzas Armadas en defensa de los colombianos y sus instituciones. Seguros sí estamos que la responsabilidad de tamaño escándalo, le será trasladado al ministro Botero en quién, muy seguramente, se estrenará la moción de censura hasta hoy no aprobada, pese a existir desde la Constitución del 91. En mora está el presidente Duque, un gobernante sin duda alguna bien intencionado, en cambiar sus ministros, no a cuentagotas como en el de Justicia, sino de un plumazo como lo demandan las actuales circunstancias. Para no sufrir otro desgaste innecesario, el presidente Duque debiera anticiparse al resultado de esta moción de censura en el Congreso, removiendo a quien se inventó el forcejeo con el desmovilizado y, luego, autorizó la directriz del escándalo.

 

[email protected]