25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los muros no dejan ver que falta poco para que se vaya Peñalosa

9 de junio de 2019
Por Elkin Mesa
Por Elkin Mesa
9 de junio de 2019

SON COSAS DE UNOS MEDIOS.

Y ojalá no se asome nunca más por la Sabana que convirtió en el centro de sus negocios cuando consiguió en 1,997 que unos bogotanos ingenuos lo eligieran alcalde, para dedicarse inmediatamente al negocio de los buses con el sistema transmilenio que no solo ha ubicado a Bogotá como la ciudad más contaminada de Colombia sino que a través de engaños para bobos, como el de un día sin carro o el pico&placa, cosas que no se hacen en las urbes importantes de la tierra, ha logrado sublimar a un montón de tiburones rojos como la redención transportadora de los pobladores de la capital, lugar que dejará en pedazos, lleno de huecos, con tanta inseguridad que la gente debe esconderse para hablar por celular, sin una llave o pila para que sea posible disfrutar una manito de agua, tampoco donde orinar en un afán o acercarse sin temor a un cajero automático. Bogotá sin un transporte digno, ni un metro necesario, posiblemente despojada de un ícono como la séptima para que siga creciendo el monstruo de buses Peñalosa, Bogotá sin los arboles de flores que se merece gracias a la fecundidad de sus tierras. Y apenas sufriendo el recuerdo de un rostro falso, mentiroso.