17 de mayo de 2024

Galán y la narcopolítica

5 de junio de 2019
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
5 de junio de 2019

Su militancia política comenzó en el Liberalismo, Partido que por mucho tiempo soñaba con la construcción de un país en donde la equidad económica permitiera una convivencia armónica.

Pero  pronto se dio cuenta que las fuerzas oscuras del narcotráfico habían permeado a los Partidos políticos lo que lo obligó a instalar una tolda aparte llamada Nuevo Liberalismo. Su lucha fue frontal contra todo lo que significara el poder que emergía del narcotráfico. Y tuvo su costo y fue sacrificado por dichas fuerzas oscuras que fueron golpeadas pero no acabadas.

Simultáneamente a esta lucha contra los narcotraficantes se enfilaron baterías contra los distintos movimientos guerrilleros que fueron adquiriendo un enorme poder para el secuestro, la extorsión y también, hay que decirlo, la adquisición de enormes sumas de dinero que cobraban como “peaje” a los productores y exportadores de coca.

No hay duda que a partir de este milenio los diferentes gobiernos fueron realizando golpes fuertes a las guerrillas, pero al mismo tiempo alentaron la consolidación de grupos paramilitares que enfrentaron a los grupos guerrilleros. Pero lo que no se podía prever era el proceso mediante el cual los paramilitares se fueron deslizando paulatinamente hacia una actividad más lucrativa como es la del tráfico de estupefacientes. Y paralelo a este proceso, el poder político de estos grupos fue aumentando  de una manera notoria en los manejos políticos e incluso en las decisiones de las Altas Cortes, tal como se ha venido denunciando.

Lo anterior para decir que el Estado ha venido enfilando sus baterías en todo lo que tiene que ver con los movimientos guerrilleros y los acuerdos de paz y la JEP y el señor Santrich, pero ha descuidado de una manera casi absoluta la influencia del poder corruptor que en este momento tienen los narcotraficantes, no sólo con la producción y exportación de coca, sino también con la compra de alcaldías y gobernaciones, que significan la apropiación por medio de contratos, de enormes sumas del erario público.

Ojalá pudiésemos mirar las dos orillas, es decir, lo que significa el movimiento guerrillero, pero también la otra fuente de corrupción y de sangre que hemos venido padeciendo a lo largo de nuestra historia, representada por los dueños de coca y otros frentes de producción como por ejemplo, la minería ilegal, los préstamos gota a gota y a invasión de los centros educativos con toda clase de sustancias alucinógenas.