20 de julio de 2019
Aguas de Manizales. Banner julio de 2019.

Más de 20 años de espionaje a favor de los soviéticos en el FBI

12 de mayo de 2019
12 de mayo de 2019

Hace 17 años el ex agente estadounidense del FBI, Robert Philip Hanssen, fue condenado a cadena perpetua tras haber vendido durante más 20 años información secreta a Moscú, por lo que recibió más de mil millones de dólares y diamantes como pago.

Hanssen nació el 18 de abril de 1944 en Chicago, Estado Unidos en una familia luterana. En 1968 se convirtió al catolicismo al casarse con Bernadette “Bonnie” Wauck quien provenía de una familia creyente. Con el pasar de los años Hanssen comenzaría a admirar al Opus Dei y finalmente, se uniría al grupo católico.

En 1976 se unió al FBI como agente especial y fue trasladado a la oficina regional del Buró en Gary, Indiana. Tres años después (1979) comenzó su carrera como espía de la Unión Soviética brindando una gran cantidad de información clasificada incluyendo una lista del Buró sobre presuntos agentes de la inteligencia soviética.

En el 2000 Hanssen enviaría a los rusos su última carta pues en ese año el FBI obtuvo un archivo que consistía en un paquete del tamaño de una maleta media que contenía varios documentos y una grabación fechada con el 21 de julio de 1986. En la cinta se escuchaba una conversación entre el un “topo” (espía) y un agente del KGB (Comité para la Seguridad del Estado ruso).

Agentes del FBI reconocerían la voz de Robert Hanssen en la grabación y encontrarían entre el paquete sus huellas digitales. En el 2001 el órgano estadounidense lo habría visto en flagrancia al verlo poner una cinta de color blanco en una señal de estacionamiento avisándole a sus contactos rusos que poseía nueva información.

Hanssen fue arrestado en ese instante en el parque Foxstone después de dejar una bolsa negra con material clasificado pegada en la parte inferior de un puente peatonal de madera. En ese momento sus palabras fueron: «¿Por qué tardaron tanto?».

El 6 de julio de 2001 Hanssen se declaró culpable de 15 cargos de espionaje y conspiración, lo que lo salvó de la pena muerte. Sin embargo, resultaría condenado a cadena perpetua, sin la posibilidad de aspirar a una eventual libertad condicional.

Actualmente se encuentra en la penitenciaria federal ADX Florence en el estado de Colorado, cumpliendo la pena en un régimen de aislamiento total durante 23 horas al día. 

Las actividades de espionaje de Robert Philip Hanssen son consideradas como uno de los más grandes desastres de inteligencia en la historia de Estados Unidos.

Red Medios Digital